Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Una pintora, un pintor y una parábola. Carmen Uñón. El encanto del té. Una dama artista y una sociedad seductora. Borras C a s a n o v a lo p a r á b o l a de la paloma. C tr. UíDo entramos en la sala donde expone sus dibujos la señorita Carmen Liñán, nos parece entrar en un té de personas distinguidas y no en lina Exposición. La: impresión, para nosotros, no puede, efecto de ello, ser más grata. A iiosotros nos encanta la costumbre de charlar tomando té con personas educadas, finas, bellas, doblemente si entre ellas hay alguna, como la señorita de Liñán, que sea sensi- ble y artista. El avance del trato humano ártüoniza en esos momentos con el aroma del t é sabor poético y callado o en voz baja perfume de comprensión, agrado y cortesía. Nos encanta la hora del té, con todos sus atractivos; pero apenas si nos dejan los quehaceres ni un momento en d cual Paisaje, por Placado Buyll (Circalo Je Bella, s Artes.