Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
eemos en LE MAJlh H AY g estos simbólicos que son sencillamente horribles. El gesto simbólico de levantar el brazo con el puño cerrado es un gesto que deshonra al partido que lo. tiene por emblema. E s un gesto de odio y de provocación, de guerra civil. Sería preferible no hablar siempre de solidaridad, de fraternidad, de libertad, para luego desfilar ante los muros donde estas grandes palabras están grabadas, cerrando el puño a aquellos conciudadanos que ño piensen del mismo modo. Igualmente sería preferible no hablar siempre de defender a la República cuando se ha prostituido lo que constituye su nobleza y su belleza. Los franceses que enseñan el puño a otros franceses son dignos de tender la mano a los tártaros o a los abisinios. I iotas biblioqpáticas JUa kummaii perjudica mucho a la sedosidad del cabello rubio. Observe que eri invierno, si no lo cuida como yo, con C A M O M I L A INTEA, los rizos desaparecen y quedan unas hebras de pelo lacio y áspero capaces d e destruir el encanto de la rubia más hermosa. No permita, amable lectora, que su cabello pierda toda su gracia. Si no conoce CAMOMILA INTEA ensaye un frasco de esta maravillosa loción y comprenderá la aceptación que ha merecido por porte d e nuestras elegantes este antiguo y acreditado producto. Una rubia Inteo se distingue entre todas los rubias. AGRO. -Con este título, y bajo la inteligente dirección de D. Eduardo Barriobero González, ha comenzado a publicarse en Madrid una revista mensual de la vida rural española que, de cumplir los fines que se propone, a juzgar por su declaración de principios no ha dé ser una revista más sino la que la vida nacional y el campo español, en bien de la patria, necesitaban. Nuestro saludo cordial al nuevo colega, con el deseo de una larga vida y del más completo éxito. ELEGÍA DE ASTURI. S Y OTROS POEiktvs BEL CÁHOMILÁ INTEA Úo Camomila Intea d a el rubio que usted desea DOLOR TRÁGICO DE EsPAÑA. -De todo esto que el título, harto expresivo, nos manifiesta, nos hablan los versos que contiene este libro, obra de un poeta español y cristiano... y también monárquico, como el autor confiesa, por cristiano y por español. Casimiro Cienfuegos, el poeta autor de las composiciones que avaloran las páginas de este libro, vivió los días terribles de la revolución de octubre en una villa de Asturias y desde esta villa- Luarca- -cuando pudo, se trasladó a la capital del Principado. Quiere esto decir que el poeta vio, y escuchó, todos los horrores de la realidad. De ahí la verdad de su dolor y de su indignación; de ahí, también, toda la arnargura que destilan sus versos y toda la musicalidad trágica que resuena en sus poemas. Poeta cristiano, español y monárquico, Casimiro Cienfuegos ha vibrado ante la catástrofe y con sus vibraciones ha enriquecido los anales de la lírica nacional al irrterpretar todo el dolor y toda la indignación de un pueblo.