Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Fábricas del Estado en los Estados Unidos de América Por ALFRED ROSENTHAL AJO la influencia de las medidas adop- misión de organizar el trabajo en las fábricas tadas por el presidente Roosevelt con paralizadas. El primer ensayo se hizo en las vistas a reanimar la actividad del país, fábricas d e mantas, en 643 de las duales se la etionomía americana acaba de realizar h a llevado a cabo- esa reorganización, futiuna evolución que se ejerce, en gran parte, oionando ya eii la actualidad 410. Además, se- en el sentido dé la economía dirigida Si, h a dado nueva vida a 500 talleres de costubajo la presión de las cirdunstancias, se re- r- á quepro- ducen trajes de trabajo, ropa intetiraron o modificaron algunas de esas medi- rior, ropa d e niños, camisas, guantes, etcé das, lo que de ellas subsiste basta p a r a im- tera. Viene después la fabricación de caprimir durante mucho tiempo a la economía mas. L a producción de calzado ha sido igual. ameridana un carácter que la diferencie cla- mente objeto de una Completa reorganización. E n cuanto a las conservas se producen las ramente de la economía libre, practicada en la mayor p a r t e de Europa y de los demás d e carnes, fruta- s y legumbres. Y aquí tatnbien se utilizan las fábricas que estaban pacontinentes. L a superproducción d mercancías h a obli radas, y los obreros y las obre- ras- que en gado al Gobierno a comprar y almacenar una ellas trabajaban ahora descargan proporciogran parte de cosechas, p a r a desdargar con nalmente el mercado del trabajo. E n total, se ha podido dar de esta forma ello el mercado. L a sequía del último estío le obligó, además, a comprar y utilizar gran- nueva ocupación a unas 300.000 personas, hasta a h o r a pero esto no es más que el prin- des Cantidades de ganado. E n resumidas cuentas, el Estado se en- cipio. Espérase doblar ese número antes del cuentra hoy dueño de una enorme cantidad verano y p a r a finales de éste llegar al millón. H a r t o se comprende cómo ha de vigilarsa de productos p a r a los cuales no parede entreverse ninguna salida hasta nueva orden. el que las personas ocupadas en estas fáT o d o esto aparte de aue numerosos, fabri- bricas del Estado tengan salarios iguales a cantes se han visto en la necesidad de cerrar los corrientes en el distrito. Se Calculan gesus talleres debido a que la baja de donsum- í neralmente sobre la base de 30 centavos po- y la falta de exportación no les permitían hora. Lo: s obreros ganan, por consiguiente, producir de una forma, rémiuneradora. Como 2 dólares 40 por día, o sea unas 18 pesetas. es lógico, la paralización de las fábridas h a E l E s t a d o se economiza el socorro contra el producido el p a r o forzoso en grandes masas, p a r o de estos obreros; les vuelve al trabaje siendo muchas las ciudades; villas y pueblos e impide que olvi- deíi la técnica de s u s oficios de Américla del N o r t e en las que el número respectivos. de parados excede al de trabajadores. Bien De esta forma búscase enérgicamente la es verdad que el Gobierno ha instituido lo manera de emplear las materias primas al- Uamado- s socorros contra el paro, pero s- macenadas, ad mismo tiempo que se conced- s preciso darse cuenta de que tales socorros un respiro a los labradores p a r a quienes eso. 5 no permiten a lois parados más que la satisfacción- de sus más indispensables nece- s t o c k s que el E s t a d o les ha comprado era- sidades, Con exclusión de todo lo que no ei una verdadera espada de Damo- cles suspendida sobre las cabezas de productores y nea b s o r t a m e n t e imprescindible. gociantes. Nos encontramos, puesj en lo Estados Uni ¿Qué pasa con esas- mercancías? Hemos h a dos ante el hedho de que tanto las materias blado más arriba de los socorros contra el paro primas como los medios de producción y l J. e indicado que los para- dos no estaban eñ condimano de obra existen, en efecto, pero están ciones de procurarse vestidos y calzado, ni de fuera de uso porque falta la iniciativa de pagar el alquiler de- sus viviendas, valiéndoun animador, porque falta también la ayuda se de esos socorros en especies que llegaba del capital y porqiie no se cuenta con mer justamente p a r a subvenir a sus más urgentes- dados remuneradores. necesidades, con el fin de no dejar a esos obraEl Gobierno- intervino en esta situación ros a la merced de propagandas políticas extre caótica y encargó a la Federal Emergency mistas, se les provee de los objetos de uso doR- elieí AdministratiOn (F E R. Á. que se méstico corriente, procedentes de la producconstituyera en ese animador que faltaba y ción misma de las fábricas del Estado, lo que agrupase los tres factores esenciales cual les permite sostener y hasta levar un a la producción. E l Estado, corno consecuen- poco su nivel de vida. cia de las Compras que ha tenido que hacer, Por todo lo Que antecede, se ve que el E s dispone de cuero, de algodón, de especias, Esté articulo termina al final de la pági de caucho y de lana. A dada uno de los diferentes Estados le ha sido encomendada la na siguiente. B