Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ibJ, i w j m j í. Jafai. JUJ DE I, A. EDECnWl- GEHMIKACIOK: VifOS VASTAGOS DE MAÍZ DE SEIS DÍAS. fácil de digerir. Ya que los gérmenes coiitieneii, por lo demás, muy grandes cantidades de vitaminas, los sabios se esfuerzan hace ya mucho tiempo en utilizarlos para alimentación de las personas y del ganado. Lo que se necesitaba era un procedimiento que permitiese producir conlinuamente gérmenes en condiciones de perfecta economía. El procedimiento de electro- germinación, atnparado por su privilegio de invención correspondiente, va permitiendo la producción de gérmenes que coiistituyen para los animales un pasto particularmente sabroso y digestivo, a la vez que suministran al hombre ensaladas, iixgos vegetales y otros productos dietéticos y terapéuticos de valor incomparable. En armarios de dectro- germinación se tratan, pues, los granos vegeíales- -por ejemplo, maíz, guisantes, cebada, avena, altramuz, habas de todas clases- según un proceso particular por corrientes eléctricas muy delicadas, suministrándoles al mismo tiempo diluidísiraas soluciones de ciertas sales alimenticias, que dan por resultado el que en un plazo de ocho días, en gl caso del maíz, se producen plantitas de unos 30 a 40 centímetros de largo, con 5- 8 veces el peso de las semillas, y que, con respecto a su valor y digestibilidad, equivalen a las criadas naturalmente. De este riiodo es posible producir cualquier. cantidad de forrajes de naturaleza blanda y muy delicada, con cttar renta y cinco cosechas por año, mientras, asimismo, pueden fabricarse productos de trascendental importancia para la alimentación Imniana y utilizaciones medicinales. iPor lo que a las bases científicas del procedimiento se refiere, diremos que su intervención está basada en ios trabajos de los distinguidos ingenieros D. José Zacher y doctor Armando Beck, respecto a la ionización del suelo, es decir, a la estimulación de la vegetación por medio de corrientes galvánicas, consiguiéndose cosechas de hasta 80 por 100 más abundantes que las normales. Se opuso, sin embargo, a la introducción geiieral de este electro- cultivo un defecto que hasta ahora no se podía remediar es decir, la gran variabilidad de, condiciones eléctricas del terrerlo, sQjún. su naturaleza, humedad, etc. Condiciones perfectamente constantes se encuerttran, por otro lado, en la germinación de plantitas, conseguida sin tierra en armarios construidos ad- hoc. Aplicado, pues.