Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
caer en las redes de la justicia sin que al- necesidad imperativa de empezar a ponerlo canzasen a librarle ni influencias ni alega- en obra inmediatamente. H a llegado la hora tos. Fué condenado, ha cumplido, y aho- de emprender la reivindicación definitiva, de hacerse nuevamente un lugar en la vida, ra tiene que volver al seno de su familia. Pero el seno de la familia y la familia de abrirse camino. Para ello conviene, sodel seno se sienten temerosos y azorados bre todo al principio, apartar los obstáculos, con el regreso del presidiario. La boda de esquivar las posibilidades de escándalo, huir su hermana puede, a causa de esto, desbara- del mundo conocido. Hay que trabajar dutarse, y, en consecuencia y a efecto del es- ramente y sin descanso, subir, ascender, llecándalo subsiguiente, venir a tierra, ya no gar de nuevo a la conquista de la fortuna y grandes proyectos muníficos, sino parte de del prestigio. El lo tiene ya todo previsto. los prósperos y substitutivos negocios, que, El excarcelado se expatriará para ponerse bajo la dirección astuta del cuñado afortu- al frente de un negocio donde, a fuerza de nado, mecen en la opulencia aquellas vidas trabajo perseverante e implacable, podrá laegoístas. Pero la providente sutileza del brarse un porvenir magnífico. hombre de negocios ha previsto el caso y ha El recién libertado le oye con dolorido estomado medidas para evitar toda lamentable tupor. Tras la larga reclusión, separado de derivación. afectos y de amistades, tenia hambre de Y ahora, reunida en el yate, toda la fa- cariño y nadie le ha hablado de éü ni se lo milia espera al excarcelado. Llega éste en ha demostrado. Cuando, en esta hora lumicompañía de un su amigo de presidio, hom- nosa de su libertad, llega sediento de an; bre de baja condición y de alegre y decidido plios horizontes, de naturaleza libre, se le habla de una nueva cárcel, hundido en la faánimo. La familia no le acoge con demasiada tiga, lejos del mundo vivo, de la hermosuni cordial efusión. Bien lo advierte él al ra de las cosas naturales... Se niega; se punto en la indiferencia con que le hablan niega rotundamente. A todo ese prc rania todos, atentos únicamente a sus propios de- que su cuñado le ofrece con palabras que seos e intereses. Pero la conversación tras- quieren ser persuasivas, preferiría de nuecendental y decisiva es la que mantiene con vo la cárcel, donde se han consumido en su cuña lo. Insinuante, capcioso, cauto y co- soledad y olvido quince años de su vida. Con su compañero de cárcel y de hberactivo, éste va desenvolviendo su plan y la BIJBNA PEDRIERE T P M L BERJÍARD, EN UNA E S C P XA DE AUETTE