Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
íiingún anóelo de mi casa fuera; aiTti os, pocos: enemigos, nadie, y una. Tida- iTiIgar, honrada y quieta; reunir a lüiis abuelos y mis padres un día coii mis hijos a la mesa, juntoí! orar, sufrir y gozar juntos calor riel hogar en paz perpetua, fué mi helio ideal desde la cuna. clase de miserias, hasta que el pistoletazo de Fígaro le abrió camino franco. Después... la gloria, sí; pero la gloria de poeta: Humo de antorchas y rumor de aplausos, L. O único que 3 e sí rastro no deja. Este ideal no se le cumplió nunca al popular poeta, es verdad; aquel padre ordenancista, rígido, severo, qué jamás quiso saber nada de la gloria literaria de su hijo, mató tal vez en flor con sus intransigencias las humildes aspiraciones del que luego, en este mismo discurso que comentamos, había de titularse con arrogancia el solo poeta acaso de la Edad moderna Puesto por su padre en la disyuntiva de graduarse en Leyes o cavar viñas, renunció por igual al Derecho v a la Viticultura, y desde ík galera que en pos del azadón le conducía a la casa paterna por haber renunciado a los estudios, saltó a una yegua que vio en el camino, a sus lomos llegó basta Valladolid, allí la vendió, con el prodijcto de su venta logró venir a la Corte y aquí sufrió toda En distintas ocasiones escuché de labios de mi padre el relato de la recepción académica de Zorrilla. Se verificó en el Paraninfo de la Universidad Central, en la calurosa tarde del 31 de mayo de 18 S 5. El salón ofrecía un aspecto deslumbrante: el Rey D. Alfonso X I I con uniforme de capitán general y la banda de San Fernando, ocupaba el sillón presidencial entre las Reinas doña Cristina y doña Isabel y la infanta Eulalia; la Academia en pleno asistía al acto; un público selectísimo, bellas y aristocráticas damas y hombres ilustres por sus merecimientos en las ciencias, en las artes y en las letras, llenaban los escaños del araplio recinto. Un sol legítimo de mayo madrileño, penetrando por las claraboyas del salón, arrancaba múltiples reflejos de los uniformes de los palatinos, académicos y al- r í 01 f JOgK ZOSRUiLA EN ÍA EI- OCA DE SV BBCEPCrON ACADÉMICA.