Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡JESTRo fraternal coí- eiía H C cumple treinta años le existencia, treinta años ue valen por otros tantos l a- lones de nobleza espiritual: limpias ejecutorias de acendrado natriotisiiio. SÍAÑO TRES. NU Con org ullo. que es cariiío. BLANCO Y- Vi- nno se asocia cordialniente a la celebración de esa fecha conmemorativa, con la íntiitia aicsrria del que contempla la c a r r e r a íriuntal de un h e r m a n o v se coza ai comSMADRID, DE DE AYER A HOY Se verjüca cotí gran pompa d enüerro del CTipresidcnte de! Consejo d e MinJsíros D Piancisco SilvcJa. E) Sey asi e en París ¿la rtcepóón celebrada en el Hote! de ViUeCírcijla el rumor en M a d n d de haberse comerído zn París un atentado contra d R y D. AJ onsoLas noHeias def Extrcnio Oñcníc coaSnnají la vjcíotia de! o3 jap neíea sobre la encuadra rusa. ceJebran en Mscrid varios mi riíwcon? rs ía actúa! poHtíca, organizados por Jas Adocisciones ajiticlencales y los cüsinos TiOííbiícanca- ñas para A 3 C y distinguidas personaJEdaáas de la Papelera spaño! a. tjtic hr brica eí pape! de naetíro icmpürcs. Tvan estas líneas de explicación nuestros Jeciores; sean á b vez saludo cortés á nuestros compañeros en 3 a Prensa, con qióenes mantendrzmos las cordiales reladoncs de siempre, y coasritayan, n fin, vn testimonio d e r c t D para el póbiico en generití. cuyo favor capemmos coif. o único y dichoso éxito de nuestra CRÓNICA POLÍTICA p U N T O Í E Y J S T A Dtira, ingrata, penosísima es la tarea del cronista político, cuando ha de tratar de la cosa pública desde las co! umr. asde un periodo co ajeno á conveniencias de partido, atet to únicamente a) míerés generai, desdeñoso deJa mixtíiícaciói: íaciJ y barata, que loma el nombre de la nación CORIO hoja de parra con la cual cubrir las debifidadas del patrono, alejsdo de la polvareda que levantan, aicombairr, los bandos enemigos, y dispuesto á tttilízar SÓÍD nn filón casi inexplotsdo entre nosotros: c! de la verdad. Cabe alejarse de los hechos por c 3 espacio, como de ellos se aleja por el tiempo el clásico historiador. Quien d: sde lejos los observa recramentc, ímpardalmente, luede, por lo menos, ponzr en sus juicios tanto d e verdad y de justicia como 3 pi ¿l que habra de cxaminarios i distarvcia de sj oSj influido quizás por tendencias de secta, de escuela y aun de personales simpatías. Mzs todo aq uelio otro se logrará únJcamenic á costa de un gran deÑn teres. js la escala gradual de! a mentalidad española, cI talento del abogado es el que señala el punto mss alto, porque es sin duda eí que mejor se adapta á nuestra iTian. era de ser- La prueba de e! ío está en casi Todas las fíguras políticas de primera ÉJa: los homiirea i ¡quienes la nación cncomieiída la di -eccióxj de sus destinos, son letrados con csíudio abierto- Maura, VÜlavcrdc, Dato, Montero Ríos, Canalejas, aguzan en la piedra de afílar óei foro stts íalentoa; hizoío asi O Francisco Sílvela, cuyo duelo llcvaaics en e tos diss, y ha co. tiEsizado 3 hacerlo don Se smimdo Moret, Desde ia exirents derecha á hí extrema izquierda, desde j Barrio y Mier á Salmerón, los que exaI minan, estudian y juzgan los hechos so; cíales para admitirlos ó rechazaiíos, e x j ponerlos, empuiarics ó conducirlos por j Jas vía deí Estado, son a o dos. ¡M a s el espíritu del a b o d ¿en cío está, por habito, dispuesto á ver los sucesos, las cosas, los textos, ías dispo- DECÍAMOS AYER lA B C e un periódico de iiifornatíái ajiívcrsa! qut rscc p ra ícr ¿ñi- JQ. -i ¡Pretende A B C 5 t, no un ¡jtfriódico mi i, 0 un periódico nuevo por au forma, por lu oríCJo. por ¡oi procedí micntoa mecánicos qnc u: tpie rs y por la índole de sus trabajoi. íXo i rnb: cionB! a gloria tjitc en 9 U din pue ¿títamenie í que la opinión ¡e preste su coi cjno y á ser e! jí ecé de io que considera que ír. íiorado, aiapliado y perfeccionado por iroí, aucdí constiluir b Preaia diaria del fscrvenir. í A S C culiivará preiírcnicmente ia iofoxnia ó- i graSca, tucJe ndoIa objcfO de especial idadc, p ira ofrecer en ella cuiiito pueda ÍBJirciar a! püblii En política no segiiiri bandera 3 ¡guna para no mermar sti in ¿ependencía, dentro de b cical se propone vivir, si: i abdicar íino soio de Jui fuíTO Es íiíc priíncr número de A B C im tc líinOtiro i! e lu propósitos; es sa Credo, S 3 prú 3 Ena. su plan de trabajo. Sí en algo íc modifica algún d será para mejorarle. Vs reiiidtimcnle al éxito feüz ó al más lantentablc fracaio. -No c facn en Ja labor que K. íia irapuesto rmínos medio S iavor del púbEco hi de acompañarle dodc c 3 primer momento ¡i aden- jáinicrpreíar sus deseos, ¿faadcabsalianarie si con ía mejor buena fí se equivoca. a s í o dijo A 3 C en su primer núraero semanal, y esto repite hoy en su primer riijincro diaiio. Su programa no ha v- ariado, SÍÍS propósííosson ácsdc hoy aia rcaiidíd. Lo serían ya desde principios deí año pasado de no haberlo irapedido eircijii rancias especiales ajenas á nuestro deseo, y que por ser conocidas de ios n d s s diarios y casi del dominio púÉ co, no debemos consignar. Séanos lícito sin E. T b 3 rgo, decir ouc A B C diario, íal cuai hoy aparece, en su forma, con sus cjagí- as y con su precio de 5 céntimo? -3 ci periódico por nosotros pensado y ei que desde ios primeros días cci año 190+ JVíibn a venido publicándose, e mo pueJsn aresíígiíar 3 a casa Kczníg y Batcer de í jcraDaro, que bs íabrícsdo Sas ¡aáqui- veces exclusivamente por el lado de t i parte defendida. En el reamen parlal e. tario esto da grandes ventajas para el combate, para ¡a discusón; en ¡a ejecución, muy pocas para el aderto. Artes scntejantes, COR adecicida retórica, predominan en I periodismo, donó- la carca se hace tatnbicn como empresa de abogados, pero con Jnás depiorablcs consecuencias. La Prensa ha de ser roáu ob ctiva que el Parlamento, y por de contado qiie el foro. Se actúa sobre la opinión como sobre im tribuna! Gritad á un pueblo, como el pueblo españoi, que debe sacrificar su último hombre y su ultima peseta antes que tratar ni pactar con l: i insurrección colonial; a tad delante du sus ojos líis recuerdos más bríüantss de SÍI gloriosa leyenda; herid sus oídos con ícr- i nombres- más sonoros d e su historia; invocad con ardor MÍ ory üllo patrio; sacudid por todos lados y de todas maneras su íradídonaSvanidad. ycrcarws una corriente de opinión poderosa, ínconiraswbie, arroüadora, anii; ía cual retrocederán l (Xi límidcs, sc aparrarán los prudentes y quedarán anulados los mis convencidos de lo funesto de tan perniciosa tendencia. Mas. en política hay un tribunal supre; mo, ínsugestionablc. infiexíbie, que es el qu pronuncia Ja definitiva é irrevocable sentzr. diz la realidad. La euaJ, de uij 50l zarpazo, derribará ídolos, aniquilará leyendas, apagará entusiasmos y djsiparíi toda suerte de niasmagorias, dejnndo só! o en pie ía inexorable lógica de! OÜ hechos, que rige, por debajo de todas la: i apariencias, ÍA vida entera de Ía humanidad, y mejor aún. Ia vida de ima nación. La opinión es una fiíErza poderosísima, íncaiculable; pero sus rcsuItadíM son provechosos cuando esa ñterza actúa paíaícla. tiente i la realidad. Cuando se la tuerce, los choqussofidcsasnosos, según podemos observar con hinesla repeijcióa en Riícsira patria existeitcia. En este convendmJento, cuya base en breves líneas hemos trazado par colocar aí lector en nuestro mismo punto de vista, no se Ja torcerá, conscientemente, desde estas crónicas. En clias, escitcta, seca ¿veces, seve aun con cí sacri do de lo dramático, halagador y efectísta, se procurará que impere siempre la verdad. MAxatu. T R O Y A N O I OS SALONES LJTERARiOS Y í- LAS DAMAS Contó todo lo qnc se rrfíercó D. Francisco Silvela tiene en cslo mámenlos la actualidad que le da la y nunca bastaste llorada perdida de varón tan eminente, rccuctdo unc c e los párrafof dd notable ¿íscurso que ieyó al ingresar tolenineníente en b Real Academi- Española d día 3o át Abril de iS 3 Sucedí o! i docta corporación el iI Trc Teeopslador de las CarUa dt SCT Je JÍ: tC ¿J s Telipe TV al Marquí de fAohn- y si I sidojics legales, predominantemcme y í