Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NTERMEDIO LA V I D A El teatro Metropolitano. EN BROMA ARA- nada nos referimos, bajo este epígrafe, al ingente y suntuoso teatro de Nueva York, por el que han desfilado y desíBan todos los grandes aitistas líricos del mundo, y en donde se presentan con maravilloso espectácdlo óperas y bailes. N o este teatro Metropolitano al que aludimos está desíprovisto de toda gala escénica no es todavía más que una incipiente manifestación, una embrionaria forma que se nos ha revelado, en su humildísimo origen, al bajar el otro día a las catacumbas del Metro y en la rnismísima estación de la Puerta del Sol. Allí, en tan insospechado lugar y muy cei- ca de la taquilla- -lo que no pudo extrañarnos, pues taquilla y teatro dicen lo mismo- -sorprendimos a un viejo histrión que, ante un corro. de curiosos, recitaba monólologos y luego diálogos, sirviéndole de interlocutor para las réplicas un desmedrado niño Bueno, después que se enjuaguen ustedes de unos doce años. previa e indispensable recomendaEl público de tránsito reía las candidas la boca, le hacemos para decir con nosotros, que gracias del viejo y las ingenuas resipuestas ción tropiezo alguno Sinff of Sfrraight forsin del adolescente, y en premio de su conipla zsiard Shorping- ¿eh, qué tal? -sepan ustedes cencía dejaba su calderilla en eí platillo del que tan enrevesado título es la divisa adapjuglar y se hundía por las galerías del M e- tada por la Asociación de comerciantes de tro para tomar su tren. Londres, que entiende, bajo esta fórmúia He aquí cómo este retorno al tinglado de inicial dé las tres eses, llegado el momento la antigua farsa, personificada en el viejo de que el comercio acabe, con todos los viejos actor deL Metro y suponemos que también y enraizados procedimientos empleados para autor al clásico modo de Lope (le Rueda y vender sus, mercancías, dando muchas vede sus precursores en el teatro, puede abrir: ces lo que se dice gato por liebre Nada risueños horizontes a los amados hijos de de fantasías, de falacias y engaños para exSan Ginés y resolver en buena parte el pender un articulo al incauto comprador. paro forzoso de la andante comiquería. Lo que hoy no es más que una forma rudimentaria de arte escénico puede desenvolverse ura, noj con toda amplitud a poco que ayude la empresa del Metro Sí, sí; ¿por qué no llegar a la fundación de un teatro semoviente auténticamente Metropolitano, a organizar una o más compañías ambulantes para dar P breves representaciones en las galerías dé. Metro y en todo su recorrido? En las taquillas, y con un insignificante sobreprecio los viajeros podrían adquirir con su billete el derecho a presenciar una de estas representaciones subterráneas, que contribuirían a incrementar, seguramente, el númCTo de los que viajan por las líneas del Metro Sería un aliciente más en la feria permanente de muestras de todas clases, que Ustedes pueden ver en las bóvedas del Metro cada vez más concurridas por los feriantes que allí se háD instalado. Desde los industriales del pordiosertsmo que os salen al paso, a los vendedores de juguetes, golosinas, calcetines y otros artículos, pues allí hay ¡puestos de todo. No falta más que organizar un programa de festejos con la obligada, inevitable elección de Miss Metro I03 S. 3