Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Un dedal, regalo para una reino. ROGER, el famoso presidente del Trasvaal, hizo un curioso regalo a la Reina Guillermina de Holanda cuando está soberana, tan adorada de sus subditos, contrajo matrimonio con el duque Enrique de Mecklenburg- Schewerin. En contraste con las valiosas joyas de que podía enorgullecerse la regia canastilla, el presente de Kruger tenía, en su modestia, un valor altamente nacional. Consistía el obsequio en un sencillo dedal: no obstante su gran mérito artístico que avalaba la firma de un gran artífice parisiense, Mr. Vernon, lo que prestaba mayor significación al rega o, era el de constituir un símbolo del trabajo y de la paz, fuentes de la prosperidad d- e los pueblos, y un emblema de las virtudes domésticas, las más altas y apreciadas que pueden adornar a un soberano. El dedal en cuestión, que la Reina Guillermina estimo en su delicado valor simbólico, llevaba, cincelada primorosamente, una alegoría de la costura, representada por seis bustos de muchachas finísimamente modelados, lo que hacía una verdadera joya artística de un objeto de uso tan sencillo y vulgar. K ¿de UohJU del idé q u e llega a lo más recóndito d e la m a d r e es muchas veces la molestia d e las escoceduras en los repliegues d e sus apretadas cornecítas. Cúreselas con Bálsamo Bebé, sancionado por la ciencia, y e x p e r i m e n t a d o en Casas- Cuna, Hospitales, Clínicas y Sanatorios. Miles d é Médicos lo consideran como el v e r d a d e r o específico d e las afecciones de la piel. El pueblo natal del Duce El pintoresco pueblecito italiano de Predappio, patria de BenitolMussolint, ha hecho a éste objeto de un presente delicado regalándole la humilde casa en ue nació. El duce ha agradecido cordialmcnti? el obsequio y se propone conservar la casa de su nacimiento, sin intentar en ella reformas que désvirtúeti su carácter. Cuántas cosas lejanas evocará en la memoria y en el corazón del gran hombi- e de Estado la contemplación de esta modesta casita que fué teatro de sus primeros juegos infantiles! El propio Mussólini ha relatado estos recuerdos de sus primeros años con paialxas que despiertan cierta emoción: Armoldo y yo- -ílice- -dormíamos en el primer cuarto sobre el mismo gran lecho de hierro construido por mi padre. Nuestro cuarto servía también de cocina; había junto al lecho Un armario para la ropa y en un anaquel frontero, atestado de libros viejos y de periódicos, hice cierto día ün descubrimiento fUe me llenó de emocionado asombro: las cartas de amor de mi padre y de mi madre ¡Entre los esplendores de su re evante personalidad actual, ¡cuántas veces y con qué tnelancóHcaj nostalgia habrá recordado el diice aquellos sencillos muros entre los que rodó su cuna humilde y popular! TUBO: PTAS. 2 7 5 (TimbreincluídD) lABORATORIO FEDERICO BONET Apartado 202 Madrid Muy Sr. mío: Envíeme gratis y sin compromiso dos tubitos de muestra de Bálsamo Bebé. Incluyo ptas. 0 4 0 pora cubrir gastos de envío. Nombre: Calle Pobl. Prov.