Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La misteriosa región de Matío- Grosso, Y lo que hace más atractiva y valiosa esta expedición de D. Rafael Peláez y de reconocida por estos audaces exploradores, su inteligentísima esposa, doña María Ele- nos permitirá conocer en la pantalla trána Rodríguez Bauza: es la de ser arabos gicos y emocionantes momentos, dramas de competentes naturalistas, que han consegui- la ignorada espesura tropical, donde un guía do capturar y clasificar, ejemplares famo- perece en breves instantes por la mordesos de la fauna brasileña desconocidos has- dura del Crótakts terrificus, sin que se le ta hoy; peligrosos reptiles, cuyo mortal ve- pueda prestar auxilio desde la elevada haneno carece de antidoto en el Instituto de maca, pues los liambrientos caimanes invaButantán de San Paulo (Brasil) maripo- den el dormido campamento al olor de los sas fantásticas, no sospechadas en Europa; restos de la comida... iiisectos monstruosos que figurarán cataloEl detallado diario de la señora de Pegados en popular museo que en breve pien- láez nos hará comprender la estela de sanssai fundar ambos proceres. gre que representa el que tú, dama elegan No es frecuente i ue en aras del interés te y chic, hayas ostentado tin día en el somcientífico que ha guiado a los señores de brero las rizadas y leves plumillas de la garPeláez se cambien las comodidades de sun- za real, un kilogramo de las cuales supotuosos hoteles por la vida de un campamen- ne haber matado 300 ó más de estos corto a orilla de insaluble pantano o de in- pulentos animales. trincada selva, donde los sufrimientos se Y tú, lector, has de saber también que multiplican y la traición acetília. el atrevido cazador que durante varios meNi se ve con frecuencia stáKtituir el ses se arriesgó en iiihóspitas regiones, casi traje escotado de una soirée, la armonía nunca llegó a vender su preciaJda m. ercande una orquesta, el espumoso champagne d a pues indios salvajes apostados en su de una civilización por el traje explorador, camino de regreso le han robado y asesique se lleva sobre si días y días calado nado después, arrojando sa cadáver al vepor lluvia torrencial, mientras que al finsd cino río, donde al momento ha sido tnondade la ruda jornada hay que clasificar los do por las carnívoras piranhas y los reeijemiplares recogidos, con el taxi- dermisfa pulsivos caimanes. de la expedición, al tiempo que el esposo, Esta difícil y penosa expedición presenrifle eri mano, vigila la cercana espesura, taba otra difictdtad mayor: la de vencer la donde el jaguar se siente modestia de los señores de Peláez, opuesKÜJiaUES DE TAS MAR-