Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BS SOBERBIA liA TRAZA Y BEIXA LA PROPORCIÓN DE ESTA SCAIjERA DEL PAlJlClO y la sensación de grandeza de su galería, a: huyentar el maleficio, el drainático. bramar mezclada a ím impreciso sentido de cosa de la artillería del castillo se há fundido alada, ingrávida, que nos aduerme en una en la serena voz de unas campanas de lá visión más bien soñada que materialmente Iglesia de La Calahorra y otros pueblos percibida. d d Marquesado. Han desaparecido del palacio, solerías. Mis acompañantes, el culto proífesor de techos, chimeneas, mobiliario, ornamentos, la íEscuela de Artes y Oficios de Granada para ser trasladados a la residencia madri- D. Francisco Vergara y el inquieto y presleña de sus antiguos poseedores; pero en tigioso. granadino D, Enrique Sánchez, dos su actual desmantetomiento aún puede ad- temperamentos de exquisita espiritualidad, mirarse la delicadeza y finura de la obra, siguen husmeando en los detalles más nien las huellas vivas de sti arte; con el quemios de la histórica mansión, con porfiado el tiempo ha sido más piadoso que el examen dé peritos, hombre. Y la tar fe, dedirramdo en la sombra aqueUna siniestra le enda dé espectros y apa- Has rientes claridades con que vistió de recados que arrastran cadenas y gimen su luz el palacio, nos ihace pensar en el redolor en las noches heladas, cuando el vien- greso. to de la sierra bate furioso los muros del Tras nosotros, de tanta grandeza como castillo y silba en las galerías del palacio, fué, sólo quedan los restos de un castillo y mantiene alejada la curiosidad de los cam- palacio, aún interesantes, en la ignorancia pesinos y envuelve la abandonada fortaleza de muchos y en el olvido de todos, en sombras de misterio y pavor. Tal vez para José Marta Muñoz Campos.