Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
vista? -Adonde le ordenaba el o í s m o -i Bendita edad de los sueños! ¡Bendita- ¡iBendito egoísmo, cuando pone eti el edad de la envidiada y a veces odiada felialma un punto de arrepentimiento! dad! -Arrepentido, cuando el alma y el cuer- -Odiada, ¿poK qué, maestro? -Por los demás. Que na hay cosa que po sólo eran un despojo. Siempre que se vuelve, en el retorno. más soliviante la vista y el coraz l que la felicidad ajena, porque en el espejo de esa a uno le guía una buena estrella. -Es que usted es tan bueno, que siemfelicidad se aprende la propia desgracia, y nadie perdona que le pongan ante los pre tiene bondad en todas sus palabras, en ojos del alma, las tristezas y sinsabores d e todos sus pensamientos. su propio fracaso, ese fracaso que todos quieren justificar, hablando siempre del fracaso ajeno. Pero volvamos, amiga mía, a la Í protagonista de su obra. El marido, dice üi, (ti ted en la comedia, que la dejó en plena j u- t f- ventud. -En plena juventud quebró todo el cristal de la esperania. -Al cristal de la esperanza, sólo lo. quiebra fel todo, la muerte. Quedó sola para perderse oi para salvarse. -O para encontrarse a sí misima, -Aquel hombre no volvió atrás la vista ni una sola v z. Cree usted eso 7 ¿posible, amiga máSa? En la vida, siempre, se vuelve l a vista atrás, induso para arrepentirse del camino andado. Y luego... que el corazón gusta de haíslarnos frecuentemente en voz baja, en voz muy baja, tal vez para que los gritos de la conciencia no se despierten al ruido de esa voz. Al retornar el marido al hogar abandonado volvió y sin corazón, porcjuej d corazón ló fué pá- diendo, io fué dejando desgarradamente en las espinas de otros amores. -El corazón sólo se pierde una vez. Al dejar de latir. -Pero, m a e s t r o Aquel hombre volvió porque la misma vida le vencía. Le trajo la falta de fuerza, la falta de ánimos para seguir el rumbo inquieto de sus veleidades. Pero a u n q u e así fuera, alfiny al cabo, i a dónde volvía k ¡xr, xüxoA MÍA! ¡BENBITO ísaoisxo, CUANDO PONEÍ EN m, AÍMJL, XSX PCNTO BlB ARKEPBNTBIXSN rO!