Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA NUEVA ENFERMEDAD DEL CINEMA AS cxtrella de Hollywood han empezado a sentir miedo a raíz de la enfermedad contraída por Ann Harding y ¡ue la obligó a abandonar los estudios por tiempo indefinido. Los doctores calificaron la enfermedad de deshidratación y la atriíjuyeron al calor excesivo despedido por las potentes luces y reflectores que se usan en ios escenarios de películas. El efecto consiste en una irritación de los bronquios y una seijuedad excesiva de todo el cuerpo. Hasta la fecha no se ha encontrado un remeíiio efectivo para s U curación. í o único eficaz parece ser un descanso absoluto de más o menos L duración, según la gravedad del ataque. Temerosos de que la nueva enfermedad les obligue a retirarse de la escena durante largos períodos, muchas de las celebridaides de la pantalla han empezado a tomar medidas de precaución y la pérdida de unas cuantas libras de peso durante el rodaje de una película, que antes se consideraba lógico y sin importancia, ahora se ha convertido en una seria preocupación. Caudette Colbert, cuyo peso suele reducirse en cinco o seis libras por película, llamó precipitadanfcnte a s u doctor en cuanto notó que había perdido dos libras durante la producción de Prívate Worlds. Inmediataimente adoptó costtjmibre de beberse tres enormes vasos de leche entr comidas y de pesarse una o dos veces por idía. Joan Bennett y Helen Vinson, que también aparecen en esta producción de Walter Wanger, se decidieron a seguir también ese régimen lácteo. Fred Astaire perdió once libras durante el rodaje de The JOE MORTRISON, EL DXTIMO G A I N INOORPORAiX) A LOS ESTUDIOS j H HOLI. T V- OOD. (FCWO PABAMOUNT)