Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Iir un día u otro a la animación de la vida. La quietud de la solera no es estancamiento, sino reconcentración; preparación para T Í da futura. El vino embotellado y cubierto de telarañas Jia de ser desemiotellado algún día y desentelarañado. La v íáa. entera- -en la ciudad y en la sangre- no es otra cosa que circulación El arte pictórico no circula como circula, en caitiibio, la fotografía. El envío de este año está representado felizmente por ios Estados Unidos, por Checos bvaquia y por España. E s p a ñ a presenta mucho y b u e n o del marqués de la Ventosa, de Ortiz Echagüe, de Andrada, de Tinoco, de Panlagua, de Julio Jiménez, de Viífenueva. En iorno a un Greco. En el p u e b 1 o de Muñoz le las Peñas han descubierto xm cuadro del Greco. El pueblo Se miraba en é l pero no miraba por él; dejaba que el tiempo lo fuese arruinando; y, ahora, cuando, enterados los de fuera, PBBD P P E B L OHESTíai. (BSSTADOS UNIBOS) BEBE quieren r e s t a u r a r el cuadro, se amotina el pueblo y protesta, en cambio, cuando se la estaba arrebatando creyendo que le van a arrebatar su más un enemigo peor, implacable e inexorable, codiciado tesoro. que no admite apelación y que estaba cauBien está que un pueblo se amotine por sando desde antiguo el daño verdadero y un cuadro. o le ¡honra. Pero si no hizo sin r nedio. nada por el cuadro cuando le minaba la Porque eso no tiene remedio. La restaumufirte entonces el motiI revela suspicacia ración podrá ser buena; pero en el caso pueblerina, más que verdadero amor a la mejor, es vn engaño. No se repinta lo bueno obra de arte. Porque el amor de la esposa tpor bien que se repinte, como no se paga no ha de consistir solamente- aunque en luna copia, por mudio que se pague, como eso consista con frecuencia- -en desenvainar un original. íY es que lo original no admite la espada o en disparar la pistola cuando va- r e no tiay obras re- originales, mos a perderla; ni el amor a los hijos con La única ayuda, pues, qué corresponde a l a Bíste en derretirnos en lágrimas, cuando se obra de arte es la de inii edir que se arruihaMa de la paternidad. El amor es atención nen; la de detener la ruina; la de p irotejer V cuido de todos los días. y precaver, pero no la de enmendar. A los naturales de Muñoz de las Peñas Que ese cuadro del Greco vaya, a manos les alamm que el Gobierno- -esa entidad Ide expertos cuanto antes, pero que no se re bstracta de la que se sabe poco; pero a la ¿pinte. Si faltan pedazos, bueno; qué reroeque todos consideran enemiga- íes arrebate dio; pero que los trozos sainos queden tal ttna obra gloriosa; pero no se alarmaban, cual, sin enmípidas. Manuel Mhrit,