Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i atj W v fc PINTOBESCA VISTA J E LOBREÑA, LA IWVBORIO DOMINADA POR LA MC SBSEBA DES, VTEIO C l jyp j i SP íí Trcio JDE jO VD GJEtAN OTNA I4 AS CSEK BDERTAS T IjOS DE CASA B AZ 0 CÁR, MERECIDO SER LLAMADA EiL. SPEJO DED TRÓPICO. H E AQUÍ CXA VISTA GKNEKAI, D E LA OIDDAD y la serranía, cuyos amores arrulla la canción del mar, Almtiñécar, ventana del Mediterráneo, con puicia 3- dilatada playa, jue la convierte en estación veraniega de merecido prestigio, se extiende a orilla del mar, bajo el zafiro luminoso del cielo y la movible esmeralda de sus campos. El rumor apagado del agua y el confuso latir de una arboleda pintoresca se armonizan en el paisaje, a la vez agreste y plácido, del bello pueblo granadino. Y Salobreña, la laboriosa, cuya vega triunfa en apoteosis de feracidad, dominada por la mole señera del viejo castillo que otea en la lejanía de la superficie marina, el perdido rumor de na es corsarias. Sucesión inacabable de panoramas, visión de luz. El viajero que visite la Costa del Sol no sólo llenará su retina de color y de belleza. Conocerá también las virtudes emocionales de una raza inmortal. (í OTOS TORRES MOLINA.