Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r í; is i! aii ía íes no cuentan para nada. Ks, ¡jrt cisaniente, ei más codiciado de todos, y! as conciiciofies para entrar en él son las más duras, pues está reservado, en forma absoluta y exclusiva, a los perros que han salvado vidas humanas, sean cuales fueren sus méritos y su raza. Todos ellos han recibido en premio un collar, en ei que aparece una insig- nia redonda de plata, orlada de laurel, con una cruz maltesa semejante a ¡a Cruz Victoria que es en Inglaterra la más alta recompensa dei valor et! el campo de batalla, y las palabras Por Valiente La severidad de las condiciones que rigen para la concesión del trofeo puede juzg arse recordando que en Inglaterra ¡ue muño por empeñarse en volver a una casa incendiada, para buscar a un niño que ya había sido puesto en salvo, atacando a los bomberos cuándo éstos intentaron retenerle. Entre los supervivientes hay que mencionar a Perro que salvó a una muchacha de dieciséis años de las ag- ua torrenciales del Rio Dee; a Chum que salvó las vidas de una familia de Southsea, despertándola cuando vio que las llamas hacían presa en la vivienda, y perdiendo un ojo a consecuencia de su heroísmo; a Pedro que, cerca de Glasg ow, libró a su dueño de un caballo enfurecido, mordiéndole y atacándole hasta que ai. gunas personas acudieron en socorro; a Bunty cuya CCATBO S E I T K K S IBLAMDESEg QCB HAX PIGUKADO l: N I. A EXPOSICIÓN CANI. NA CEUBBRAOA BECJKNTEMBXTE K. KI. KEAI. SAL 0. AGHICOIJ. DH LOÍ! KR. BÍÍ. haj tres millones de perros, de los cuales sólo treinta y cinco están en posesión de ia preciada recompensa. Separados de la aristocracia canina, sin que, en la ma voría de los casos, un solo rasgo proclame la limpieza de sus abolen. gos o las características esenciales para oijtener otra clase de premios, estos perros son famosos por su inteligencia y su corazón. Seis de ios condecorados murieron al realizar los actos premiados, y sus nombres están inscriptos en un libro de honor. Citemos entre ellos a Cracker que al ver a una niña de tres años, hija de sus dueños, subida en el depósito de gasolina de un auto ¡ue acaba de arrancar, se tiró repetidamente ante el coche, sufriendo heridas que le causaron la muerte; y a Pal Dobbin. g dueña, desmayada cerca de la hornilla, estaba en peligro de morir pt r habérsele incendiado las ropas; el animalito se las arrancó a bocados, sufriendo grandes quemaduras al hacerlo; y a Bonzo que libró a un pastor de las acometidas de un toro furioso. Estos perros, con otros hasta un total de veinticinco o treinta, concurren anualmente a Cruft s en premio a su bravura; y allí despiertan la adn ¡ración de los visitantes, y- -es de suponer- 1 respeto y la envidia de iodos los canes ¡lue van a ia Exposición, a los que proporcionan, seguramente, un ejemplo y un estimulo. Luis Tliifonio Bolín. (POTOS SFOBT Í; B. HK, 1 U