Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
que salía de mis mataos por lá repugnante cantidad de cincuenta c é n t i m o s ¿Hay quien lo dé más barato? De esta manera- -pensaba yo- -existe la probabilidad de que el detallista baje vU preSR cios a tal punto que se llegue al anhelado febaratamiento de la vida. Mi ejauplo ser á imitado en el extranjero, el problema social dejará de ser problema, renacerá el bienestar en el mundo, y ante el o p timismo de los homrbres, se fundirá en la nada el fantasma ide la e r r a i B u e n o, p u es también ahora m e han traído a la car- celt Es i n c r e í b l e gverdad? Pues, increíble y todo, así es. Organicé mi oficina, recibí mis pedidos, resistí heroicamente al deseo de pagarlos, d i s t r i b u í mis mercancías ent r e los vendedores, cobré mis hilarantes precios... y un almacenista e s t ú p i d o uno de los mil que no me comprenden- -hizo la gracia de exponer mi caso ante las autoridades, interpretando mis intenciones arbitrariamente ¿Se p u e d e dar m a y o r injusticia? ¿Se puede dar mayor incomprensión? i N o ¡No se puede! Y no es lo malo qae un almacenista incivil, cuyos precios de venta acepté siempre sin discusión, desfigure los tmenos mí libertad, ni la garantía de una fianza. l Este... este es el pago que da España a deseos que me animan haciendo caricatura de mis sentináentos- lo malo es no de sus hijos que mejor la sirven! que todo un juez de primfera instancia- g. ue ¡Dita sea... I ya tiene motivos para proceder con más Leandro Blanco. sensatez- haciéndose eco de la opinióni al surda de un mercader sin conciencia, me INTBRPRBrTAOIOíN: POTOGBJtPIOA DBI. SUCESO BEAtenga aquí, en esta celda de la Cárcel M 07 tJSiáDA POS) Etj ATJTOR ty. JOSB O- RJASi (POTOS V Jlinao) áelo, sin querer recibir esta vez: a cuenta de No es lo malo pte u a almacenista incivil desfigure mis intenciones; lo malo es que un juez se baga eco del almacenistai y me tenga en la cároel.