Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARTA PARA LA MU 3 ER El marco de la belleza. o es solamente una cuidada y meticulosa toi lette k) que forma el marco digno de la mujer hermosa, ni la belleza de ésta se realza únicamente con los afeites, mixturas, polvos, agua y cosméticos que los perfumistas crean y anuncian con más o menos (siempre más) ditirámbicas literaturas de anuncios comerciales. Lo que mejor enrnarca, por decirlo así, la belleza femenina, obSeamos también muy severas en la elección de sesión de todas las hijas de Eva y señuelo de las pinturas o tapicerías de las paredes. todos los descendienteEs imposible indide Adán, son los obcar aquí los matices y jetos que rodean a la gradaciones que conmujer, la habitación e- i vienen a cada mujer, cuyo ámbito vive porque no existe, dessueña, los muebles en de luego, ninguno que que reclina o apoya la se acomode exactamenPOR M A T I L D E RAS gracilidad de su cuerte a la multiplicidad de po, hasta las ventanas los que ofrecen, a la UE LA SOCIETE DE GK PH 0 L 0 G 1 E DE I AKIS que derraman s o b r e vez, el cabello, el cuella su cruda luz revetis o los ojos. La úniADVERTENCIA AL CONSULTANTE ladora. ca regla que p u e d e darse es la de que el En esta sección se contestará con un estudio Gran problema, por matiz dominante debe consiguiente, el q u e grafológico rápido a los que nos remitan un rimar con el que tamplantea, la elección de escrito suyo o de las personas a quienes deseen bién domine en cada un estilo determinado conocer. caso: el pelo muy rude decoración que arbio, los ojos muy azumonice perfectamente La escritura ha de ser corriente y ha de les, la tez muy blanca, con el tipo de la duefirnuirse con un seudónimo, pero con la rúbrietc. etc. ña que ha de habitar ca habitual. el salón, el estudio o la El color verde va No se considerarán válidas las constiltas: a l c o b a El estilo bien a las pelirrojas; Luis XV, amanerado y el azul turquesa a las Primero. A las que no aco- mpañen seis cufeble, conviene mejor rubias, el botón de pones, con numeración correlativa, que dan dea las mujercitas gráoro a las muy morerecho a la respuesta gratuita en esta sección. ciles y menudas, a las nas, el malva a las de traviesas coqueteSegundo. Las que sólo empleen una tarjeta castañas, etc. rías d e l i c i o s a s En de visita o papel de un tamaño equivalente. c a m b i o el e s t i l o El alumbrado debe Tercero. Las que contengan menos de irinLuis XIV parece ser también graduarse más indicado para las ticincp palabras. estudiarse con la mad a m a s señoriles y yor prudencia; aun paCuarto. Las que tengan un seudónimo poco m a j e s t u o s as; y el ra las mu j ó v e n e s legible. Luis XVI para las que hay días en que la luz La correspondencia debe dirigirse a BLANCO adoran una real senintensa es sumamente cillez. peligrosa. Una luz suaY NEGRO, Serrano, 6i, Madrid. vizada y tamizada con Es importantísima la discreción por estores Lectora: ¿Quiere usted conocer el caelección de un estilo de encaje y cortinas adecuado; las personas rácter del hombre que le interesa? Remíde seda presta juvende aventajada estatura tanos un trozo de una carta escrita por tud a los rostros mary complexión robusta chitos y tinte a los cuél, con su rúbrica usuaL encuadran mejor en tis pálidos. los estilos Directorio La iluminación are Imperio. tificial debe ser instalada, así mismo, siguiendo lo que manden las conEl gusto y hasta la mentalidad de la mujer se diciones de cada caso: globos de cristal, pantallas revelarán asi mismo en la elección de los hibelots de papel, encaje o seda deben siempre tamizar la que hayan de rodearla. En defecto de un gusto luz, impidiéndola caer con violencio, lo mismo artístico natural e instintivo, la mujer debe esforsobre las toilettes que sobre los rostros. Es induzarse en adquirir algunos conocimientos adecuadable, y hasta que se ve no se da uno cuenta de dos para no errar en esta elección que debe ser ello, lo que la belleza de una mujer gana en uti rodeada de los máximos cuidados y consejos. Pomarco adecuado. cos bibelots, pero a condición de que éstos sean bien escogidos reproducciones de estatuas que sean FERNANDE N verdaderas obras de arte, de cuadros que firmen maestros de renombre, o bronces de valor. Algunos objetos antiguos, bien seleccionados, prestarán un carácter de gran originalidad al marco en que se ofrezcan y al mismo tiempo revelarán en la mujer una cultura artística que será siempre de admirar como un matiz más de sus merecimientos. Consultas srafolósicas