Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ASUNTOS ECONÓMICOS Y FINANCIEROS Economías y reformas de servicios. Por CARLOS C ONTINUA viva la aspiración guberna- ees es un retroceso en la vida, que debiera mental de producir economías en. el ser tranquila, d é l o s hombres y que ha sido. Presupuesto general del Estado y es y será siempre una lucha cruenta, que un promover reformas para simplificar los ser- tiempo se debatió para formar núcleos de vicios. La idea no es nueva, pero su ejecu- población, otras por el dominio feudal, otras ción es ahora más urgpente que nunca, por- por el poderío de los reyes, otras por odio que las cifras presupuestas han llegado a un a la Religión en que comulgaban los adverlímite que excede de aquel que puede, en sarios, otras por las conquistas colonizadorealidad, soportar el contribuyente. No so- ras, otras por la independencia de regiones mos una excepción. Los principales países o pueblos y otras por la mejora económica se hall visto en la necesidad de atender a y social, que es el problema de hoy que concuatro reformas prmcipales: la monetaria, turba al mundo. la de presupuestos, la de las deudas internaLos déficits continuaron creciendo, y eü cionales creadas por la guerra y la comer- 1913 remontan los cien millones de pesetas, cial, que ha creado la política de contiiigen- Dos años después suben a 320; en 1918, a tes. Casi todos han resuelto estos uatro pro- 416; en 1920- 21, a 633, y en 1921- 22, a i.ioi Memas en la forma y medida que les ha que es el mayor de los últimos veinticinco sido posible y han introducido economías en años. Continuaron el síguiaite marcando el presupuesto, reduciendo sueldos y plan- 920 y decayeron, hasta que en 1926 se transtillas de funcionarios y suprimiendo otros forman en superávit de 186, perseverando servicios no necesarios. el excedente dos años más con 127 y i; 3 miiEstamos, en España, al comienzo de la Uones, hasta que de nuevo reaparecen en principal cuestión que se deriva del exceso 1931 los déficits con 198 millones y siguen de gastos y de la falta de recaudación ordi- con 410, 479 y 591. naria que deduce déficits para el presupuesHay, pues, en dicho período cerca de to. Los déficits son a la economía presu- 9- ooo millones de déficit, que en tal cuantía puestaría lo que el cáncer a la fisiología: co- han aumentado la deuda pública, represenrroe la materia orgánica y destruye la esen- tando el 45 por 100 alrededor del voluman cia misma de sus componentes. En econo- circulante actuaL mía financiera hay ima solución: los emL a sola enumeración de esas cifras dice préstitos, los cuales cubren la insuficiencia, que no se debe continuar sin promover repero acumulan cargas que son Ifevadas nue- formas que determinen excedentes presuvamente por la masa tributaria que tiene puestarios. Y no hay más que dos soludoque acomodarse a la nueva forma impositi- nes para corregir el mal: aumentar los inva que para cubrir aquel servicio proponen gresos o reducir los gastos. los Gobiernos y aprueban las Cortes. Y de A 1 J- -A; A A A v 1 1 Aumento de ingresos o J j reducción de gastos ¿Qué hacendista sería hoy capaz de atinar acertadamente con el primer postulado? Hiablamos, claro es, desde el plano de las posibilidades naturales, y no violentas, Violentas han sido las principales reformas últimamente acordadas, y las calificamos así, porque los rectores de la Ifecienda se han visto obligados, contra su voluntad, a reforzar los ingresos de la manera más sencilla, pero menos armónica con la economía, que es recargar las contribuciones territorial industrial y de comercio, la de. esta disparidad de criterio nace el malestar económico del país al que los Gobiernos, deben poner remedio. Tal es el problema que tiene su agudización en el momento presente. Los fenómenos de esta naturaleza no advienen por sorpresa, sino que se elaboran por un proceso lento. E n icjog empezaron los desequilibrios del Presupuesto, que acusó un déficit de 35 millones, a consecuencia de la campaña ini ciada dicho año en Marruecos, que se llamó Campaña de Policía Internacional para someter las cábilas rebeldes de Mkrruecos a lo que llamamos civilización que a ve-