Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DEL GRAN DESFÍLE INTERNACIONAL RUSIA Y EL EJERCITO SOVIÉTICO Píw EL G E N E R A L X. R t siA la inmensa, la siempre incom- palos en uno de cuyos extremos encajaiba prensible, la de alma misteriosa y una bayoneta; aquellos soldados, sin zapacompleja, jiero moralmente sobre Eu- tos (porque los contratista los hacían con ropa como un jaVán fornido que estuvie- piso de cartón) sin pan ¡porque los prose sentado sobre el pecho de un niño. Es veedores lo fabricaliah con salvado) sin inútil que las naciones no se den por ago- capotes poK ue l a Administración los biadas bajo la pesadumbre del gigante e construía de estopa) no son estos soldados intenten adoptar posturas que las alivien soviéticos, lujosaniente uniformados, aüédel malestar: el hecho existe; el proleta- ticos por su preparación gimnástica, -sariado de Europa aprendió de ella que pue- tisfechos por el trato opulento que recil en de adueñarse del poder e implantar una y orgullosos de la misión que la patria les dictadura tiránica y sangrienta, que sacie confía. el odio de clase y erija. sobre un pedestalNimca dá disciplina fué más inflexible ni de cadáveres al dios de las reivindicaco- la instrucción mks intensa. La Rusia de los nes, encarnado en un obrero gallardo, jo- Zaires contaba con niudhois regimientos ven, musculoso. l ello como un Apolo, blan- magníficos, en la Guardia, en el Instituto diendo con ambas manos el martillo de la in- de Cosacos y en las guarniciones de las dustria y la lioz de la agricultura. Con el grandes ciudades; el resto del Ejército, el voska de sus doctrinas, Rusia ha embo- núcleo principal, carecía de todo: las arrrachado a los trabajadores manuales de mas no existían más, que en el papel; las todos los países y a muchos sedicentes inte- municiones escaseaban, el armamento era lectuales señoritos, esclavos de todo lo nue- viejo y malo. A los mismos alemanes, duvo, que pregonan el. fracasó de- la libertad rante la Gran Guerra, les inspiraban lásy la aurora roja de la redención humana. tima aquellas muchedumbres inermes bomPara expandir su credo, no caminan sus bardeadas a mansalva por los poderosos apóstoles predicando la humildad y. la po- cañones germánicos. En todo lo largo de breza, sino comprando con dinero los agen, lo historia del mundo no se ha cometido tes revolucionarios, que han de mover a las un crimen tan espantoso como el de enviar masas extranjeras; y para asegurar la impu- a la batalla multitudes, sin otra perspectinidad de su propaganda no se afirman en la va que la de morir saorificadas a su impoeficacia de sus métodos, sino en un ejército tencia y al laitrocinio de sus. adíministraformidable, cuyos miembros, desde soldado dores. No ¡han desperdiciado los soviets la a general, constituyen la clase; privilegia- lección del pasado: su problema. oiilitar da, la aristocracia de esa Repúwica, que está resnsJko. sueña con formar la gigantesca República Organizar un Ejército proporcionado a de Unión Soviética de E- uropa- Asia y Áfri- la extensión del territorio nacional, a la ca, bajo la hegemonía de la raza judaica densidad de la pOWación y en. armonía con y la dirección del aerópago moscovita jun- la acción intemaiciónal política, era el proto a la tumba de Lenín. blema que los. soviets habían de resolver, Yo confieso- -sin propósito de la enmien- problema de vida o muerte para su régida ni dolor de corazón- una repulsión in- men, enemigo de todos los regímenes acnata hacia toda la historia: de Rusia, que tuantes én Europa. La extensión territorial es de 22 millojamás hizo hada en pro de la Humanidad; de la de todos los pueblos del mundo, desde nea de kilómetros cuadrados; la población, el más grande al más pequeño, se deducen de 16 S millones de habitantes; la acción inlecciones provechosas en todas las activi- ternacional politica, defender el régimen y dades de Rusia, nada; t o en ella es vio- hacerse respetar de los extranjeros y prolencia egoií (sta, ambición, autocratismó, ti- pagar la doctrina comunista en todos los ranía, esclavitud, intransigencia, fanatismo, paitsesj lo que daría lugar a reclamaciones crueldad, barbarie, lo mismo en los tiempos enérgicas, y tal vez a vías de hecho, si la de los Zares que en estos de dictadura roja. República era débil. El contii jente anual de reclutamiento o Pues con este prejuicio, con ésta mala disiposición para juzígar las cosas de la sea de mozos que cttraiplen la edad militar República de los Soviets, la opinión que es de 1.200.000 hombres; instruirlos remerece el Ejército organizado y sostenido quiere contar con una organijíación formipor ella no puede ser más encomiástica: dable los rusos la lian realizado adoptando todas las lacras, las impureza: s, el atraso en el servicio oíbligatorio un sistema mixto y la venal administración del Ejército del de ejército permanente y de milicia terriIniiperio han desaparecido. Aquellos regi- torial; el primero, de 562.000 hom res sirmientos que iban al frente armados con viendo cuatro años en filas, en cuyos cua-