Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
seguido, hasta la fecha, hacer fracasar el cia rusa. Pero afortunadamente para nosproyecto preconizado por Francia Rusia y otros, se derrumbó la Rusia de los Zares Checoslovaquia. y la nueva Rusia bolchevique y traidora ya no tenía interés para ustedes. Por esto, Las divergencias franco- polacas. para debilitar lo mas posible la Rusia de Lenin, nos han ayudado ustedes a recobrar Se comprende, sin embargo, que a pesar nuestra independencia. Ya ve usted que les de las ventajas que le ofrece la amistad debemos menos gratitud de lo que parece alemana, Polonia no se hubiera distanciado a primera vista. de Francia, si no tuviese motivos para senJEAN. -Aunque parte de esto sea verdad, tirse molesta. Entre un francés y un polaco se puede imaginar esta conversación: ello no excusa su... no quiero calificar el JEAN. -No; realmente son ustedes ingra- gesto... dé dar el brazo al adversario aletos. Nos deben su libertad, su resurrección. mán. JANÜSZ. ¡Pero si con ello hemos presSi hay una Polonia libre al cabo de siglo y cuarto de división y opresión extranjera, tado un verdadero servicio a la causa de nos la deben a nosotros. Hemos sido sus Francia y de la paz! Desde el final de fieles aliados, fieles y desinteresados, y aho- la guerra no habíamos oído sino el gemido ra, en la primera ocasión que se presenta, de que por culpa de nosotros no oodrá realizarse el acercamiento franco- alemán. S i se van ustees con el enemigo común. JANUSZ. -Alto. No niego que nos avuda- no fuese por el maldito Pasillo... Si no ron ustedes para recuperar nuestra libertad, fuese por el nacionalismo de los polacos... pero no sólo lo, hicieron ustedes los fran- Si no fuese por el militarismo de los amos ceses, sin los aliados en genera; l. Además de Varsovia... Si no fuese por todo esto, les convenía ver una Polonia restituida, París y Berlín se abrazarían conmovidos puesto que nuestra libertad no ha podido para jurarse amistad eterna. ¡Cuántas verealizarse sino a costa del común adver- ces hemos leído en los periódicos franceses sario el alemán y el austríaco. Me pregunto- -sobre todo en los de izQpierda- -que la qué hubiera sido de nosotros, de nuestra juventud francesa no debía sacrificarse en libertad, si la Rusia zarista hubiese lucha- otra guerra para defender el Pasillo, de puerdo hasta el fina al lado de los aliados. Lo to de Gdynia o Posnania! ¡Que Polonia se probable es que hoy fuéramos una provin- arregle como pueda! Pues ya nos hemos 6 AILE EUROPA O- PORTESRO: 1.0 SIENTO MITCHO PERO NO PUEIJE U S TED EaSTBA CON ESTE VESTIDO AL BAILE DE TRAJES, (De llagyaroraxag, Budapest) arreglado; ya han desaparecido las obstáculos que se habían opuesto a un acercamiento germano- francés. JEAN. LO que les reprochamos, no es que traten de vivir en relaciones correctas con Alemania. En efecto, será mejor para nosotros y para la paz del mundo que las controversias territoriales entre los dos países queden eliminadas. Lo que les reprochamos es la excesiva intimidad entre Varsovia y Berlín. Ustedes afirman que su nueva amistad no perjudica en