Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
sa el autor a París. En el teatro donde aqudla misma obra frajcasara, h. crisis se ha acentuado con graves dimensiones peyorativas. La s i t u a c i ó n angTistiosísinia amenaza con él rigor de un cierre inminente. Los artistas interesados deciden tentar un último y desesperado esfuerzo. Montan una obra de Shakeaspeare, poniendo en ella y en su trabajo todos los cuidados y todos los atractivos. El púWico escaso que asiste a las primeras repxesenitaciones no demuestra entusiasmo; no llega a interesarse; una manífesta frialdad acoge la. obra ilustre. En un entreacto, los pocos espectadores que han acudido juzgan pesada la obra; y H MaíiOJSJIAJII AUTOS. I B E l i OCASO DEL, TEA- angustia en que se ve sumido este teatro de París donde un autor dramático digno de tal nombre acaba de sufrir un desencanto, Un desengaño más, al ver buridirse su obra entre la indiferencia del público y los males internos y profundos que corroen la vida teatral. Su obra, no obstante, ha logrado llamar la atención en el extranjero. En Berdín van a montarla con toda esplendidez, con la dispendiosa suficiencia que requiere, haciendo al autor, a quien invitan al estreno, todos los honores. En el alma acibarada del autor, aquel bálsamo cumiple milagro de reconfortación y estimulo. Ilusionado de nuetvo, emprende el viaje. En el teatro berlinés no pasa, no obstante, de ser una figura de segundo orden. El director disipone de su obra según su ¡particular criterio. Corta, modifica, altera, según unas misteriosas exigencias escénicas que nada tienen que ver con la obra ni con el criterio y proí ósitq de su autor. La opinión de éste no es tenida en cuenta, ni siquiera consultada. Al ser puesta en escena, la obra, nada o muy poco tiene que ver con la que escribió el autor. Pero el éxito- -del que se le ha dejado participar, declarando su nombre- -es extraordinario, magnífico, remunerador. Combatido el ánimo por la extraña sensación incongruente de este suceso, r e e- l í a í O K M A K O E N TTN ENSATO