Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
trabajando en el cin- e. iNo es que no haya siempre gozado de la vida, más posiblemente hoy esté en mejores ¡condiciones que nunca para hacerlo. Es dueño de una fortuna considerable, y lo que pueda ganar al año le tiene sin cuidado. Ya él ha disfrutado más de la parte que le coíresponde. I Repasando su carrera, al igual que sucede con Gil Blas, más que de un solo hombre, parece que se trate de varios... Triunfó en el mundo de los negocios cuando apenas tenía veinticinco años. Ha tenido la raerá exiperiencia de ser el marido de una de DOÜGLAS Il BJVtIí! t, VB l u í MOKTERA AL 3 MATAD 0 R QUE LE B K I N D O Vil TOBO E t í lA 3 PI. AZA DK S. 4 Jt SEBASTIAN. Hace algtínos años, Doiiglas Fairbanks escribió un libro titulado Ríase y dimértase, en el cual expresaba, con sti franqueza de costumbre, y, por lo tanto, en la forma explosiva que siemipire lo ha dísting- uido, su propia filosofía de la vida. Es un pe ueño volumen, ing- aiuo y audaz a la yez, lleno de felices observaciones y escogidas citas de Shakespeare. En él aconseja a todo el mundo la frecuente lectura del d scurso que en la hora áe su muerte dirig e Poloníus a su hijo Laertes en Hatnlet, aduciendo que sus excelentes consejos son tan buenos hoy como lo eran hace cuatrocientos años. Ninguna mente sana y activa podría verdaderamente existir sin la compañía de las enseñanzas de Shakespeare afirma el actor- -x recomendando lueg o el libro de Theodore Roosevelt, La conqtdsta del Oeste, co mo la mejor obra escrita sobre los Estados Unidos para los norteamericanos. -Todo e r inmenso amor de Fairbanks por la vida y la alegría del vivir esta comprendido en este libro- -publicado en 1917, se agotó hace ya muchos años- -y en él encuentra también expresión todo su gran amor a la patria. Pues si bien há pasado mucho tiempo fuera de los Estados Unidos en estos últimos años, Douglas es un nortearnericano genuino en todos sentidos. Lo que él quiere iiacer aihora es disfrutar de la vida lo cual quiere decir, desde luego, que seguirá y Bie- las mujeres más acaudaladas de los Estados Unidos. Durante muchos años fué el ídolo de esa veleidosa calle llamada de Broadvvay. Ha sido y es el más- destacado actor del cine norteamericano. Tiene un gran hijo, del cual está desmedidamente orgulloso; un mucha- j cho que por sus propios esfuerzos se creó una magnífica reputación en el cine antes de cumplir veintiún años, y el cual recibe hoy en el teatro inglés tantas libras esterlinas como SU famoso padre ganaba en dó. lares a su edad. Está casado con la mujer más encantadora y rnás famosa de Holl- -wood (cuando escribimos estas líneas, acaba de hacerse pública la noticia oficial de su divorcio) Posee varias casas bellísimas. Es un gran atleta; tiene un cuerpo magnífico y es verdaderamente joven, aunque ha pasado de los cincuenta años. Continuaró. y