Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Los olvidodosi El paje de Don Alvaro de Luna. No hay un doncel tan sencillo, ían gallardo y valeroso, tan amable icomo el paje Gonzalvíllo, servidor de! muy famoso Condestable. Ojos de ensueño y de pena, blanca nieve y arrebol la mejilla; y, en la rizosa melena, bucles y rayos del sol de Castilla. Seda, encaje y terciopelo adornan su juventud rozagante; y es su pecho, luz de cielo, un crisol de gratitud palpitante. Si la contraria fortuna oo concede al gran cabdillo su laurel, con Don Alvaro de Luna está el paje Gonzalvillo siempre fiel. Y si por mayor estrago se une al Qdio la venganza fementida, y el Maestre de San Yago ve perderse su esperanza con su vida... O si rencor miserable en la torre de Portillo lo encarcela, asistiendo al Condestable surge el rubio pajecillo: alma en. vda, II Tristeza de la mañana... Callado remordimiento de la villa... Quejumbre de la campana que es sollozo y es lamento de Castilla... Junto al procer, que a la muerte sabe mirar sin pavura ni quebranto, sra el garzón antaño fuerte y agora todo amargura rota en llanto. Y al rebrillar el cuchillo derrocador de la cumbre de un anhelo, llora el blondo GonzaMlo, y es su llanto pesadumbre sin consuelo. i Y en la noche interminable y a la lumbre refulgente de la aurora, yunto al muerto Condestable