Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mM sede primada eran fieles a Roma. Dedicadas anas a la Santísima Virs en y a los Apóstoles, otras conmemoran a los principales santos ingleses, y todas tienen ese sello especial que distingtien a los lugares católicos de devoción de los construidos para otros ritos. Distingüese también la Catedral de Canterbury de la Abadía de Wcstminster y de mochos templos ingleses, en que, a diferencia de ellos, no contiene un número graiMle de monumentos en memoria de personajes del siglo pasado y el presente, cuyo prestigio ha desaparecido con frecaeticia. poco después de desaparecer ellos del mundo de los vivos; y, por tanto, está libre de obstáculos que no aniioní dn con el estilo arquitectónico del edificio, ni permiten admirar la belleza de sus proporciones caracterísficas. Canterbury lan rico en memorias del pasado, parece también ana promesa de tiempos que bcguramente vendrán, en los que la cristiandad volverá a unirse bajo el amor paternal v la autoridad suorema de los sucesores a! a silla de San Pedro. íuis Antonio Botín, Londres, enero zo? (roTos Día, Tosiio Atm B) y XV. Pero nada causa tanta emoción al católico que isita la Catedral de Canterbury. como los altares, situados en las capillas laterales, jKirque en ellos más que en ninguna otra parte dd templo, se conservan vestigios del. tiempo en que Inglaterra y su I. AS TORRES nre t A CATEOSAl. DE CAyTBKBURT