Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL S O N I D O IMPRESO A reproducción mecánica de la palabra y de la música ha llegado en nuestros tiempos a perfeccionamientos insospechados gracias al empleo de la célula fotoeléctrica y a la aplicación de las lámparas electrónicas como amplificadoras de las corrientes de alta y baja frecuencia. Nosotros venimos siguiendo con interés creciente en esta sección todo cuanto se relaciona con esta importante cuestión, que creemos puede ejercer poderosa influencia en la transíorniación dé los actuales medios culturales y artístico- tnusicales. Hace tiempo hablábamos de los experimentos del doctor alemán Campeímayer; mas tarde dimos a conocer a nuestros lectores las notables experiencias y resultados obtenidos por los procedimientos de nuestros compatriotas señores Laffón y Selgas, y más recientemente hemos publicado la descripción detallada del fotoKptófono de D. Fernando Crudo, ingeniero argentino. Después de unos instantes de vacilación hemos decidido titular nuestro artículo de hoy El sonido impreso Decimos que hemos dudado en el encabezamiento, porque en el constante leer y releer revistas y periódicos de radio, qae nos impone nuestra obligación, encontramos todos los días designaciones distintas de un mismo principio fundamental, cosa perfectamente natural y lógica, y que sucede siempre ante cualquier movimiento renovador, por pequeño que sea. L una hoja de celuloide o de pape! para reproducir después el sonido impreso por procedimientos foto- radioeléctricos y mecánicos. La renovación esencial de los procedimientos actuales de reproducción consiste, s ú n mi humilde entender, en la substitución del cilindro de cera, del disco o de la FIGOHA 2. OMfitl oo OQ FIGURA 1. Así, pues, habrán oído hablar nuestros lectores de la música dibujada la página sonora el rollo sonoro el libro sonoro etc. etc. Todos estos nombres, y algunos más que no recuerdo, se han querido dar a los modernos sistamas de impresionar con el sonido una cinta, un rollo ó película parlante, por otro elemento material mucho más económico de coste inicial y de más fácil multiplicación de sus copias. Este elemento no puede ser otro que él papel. Para obtener las copias necesarias nos puede servir la imprenta. A todo papel que entra limpio en una máquina impresora y salé por otro lado mandilado o marcado con los signos de la escritura, se le designa con el nombre de vmpreso. Kn realidad, pues, el papel manchado o marcado con signos más o menos puntiagudos, capaces de reproducir el sonido, podemos llamarlo, por extensión y simálitud, el sonido impreso Pero perdona, querido lector, que sin querer aquellas dubitaciones mías intrascendentes me han hecho divagar, alejándome un poco de mi objeto principal. Los austríacos tienen en experimentación en la actualidad un sistema de impresión y reproducción del sonido, cuyos principios fundamentales son los mismos qué los del fotoliptófono Al aparato reproductor le llaman fotoísonoro y la cinta de p ipei en la cual queda registrado el sonido, el libro sonoro La única particularidad del sistema consiste eri el empleo de cintas de papel largas y estrechas. La figura K nos muestra esquemáticamente el procedimiento de impresionar la película sonora. Colocados ante el micrófono, la palabra o la música hacen vibrar