Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EIJ RECTtae, FRANCISCO A t V A K E Z i NOS V 4 CltTTA AMABI. E NTB NUESXBA MJSI 6 N. UNA VISITA AL HOSPITAL DE SAN PEDRO PARA SACERDOTES ucHo se ha hablado aJ discutirse en Ja Cámara los presupuestos de la situación er que va a quedar el Clero rural. Numerosos sacerdotes, viejos y enfermos, van a sentir i sus últimos años la inquietud de su subsistencia, después de una penosa vida de privaciones, i Qué instituciones tiene el Clero para remediar sus enfermedades y aliviar su vejez? Esta interrogación, pesando en el ambiente del Parlamento, nos ha llevado a visitar el hospital de San Pedro Apóstol para sacerdotes, fundado, regido y sostenido por la Venerable Congregación de Presbíteros seculares naturales de Madrid. Es el único hospital del Clero. El rector, D. Francisco Alvarez, nos facilita amablemente nuestra misión y nos cuenta la historia y vicisitudes de la benéfica institución. M Desde el siglo XVH. Nada menos que en 1619 fué fundada la citada Congregación por Jerónimo de la Quintana. Propósito continuo de los fundadores fué establecer uña institución para recoger a los sacerdotes pobres, enfermos o impedidos que se encontraran en los hospitales de España, fuera cualquiera el lugar dé su nacimiento, dentro o no del territorio nacional. Un año después la Congregación se reunía en Junta y solicitaba del arzobispo de Toledo su ayuda pana llevar adelante la iniciativa. En 1621 el arzobispo les ccmcedía treinta fanegas anuales de trigo, cooperán- r do así al caritativo propósito. Pero la subvención duró poco tiempo. No obstante, los animosos fundadores no se arredraron, y en 162 tomaban a su cargo el Albergue de Peregrinos, situado en las inmediaciones de la Puerta dé Toledo, y se fundaba el Albergue de Sacerdotes Pobres ante el notario D. Piego de Rivas. fncidentes suscitados con- la Cbfra día de Seglares obligaron a abandonar el citado Albergue: Pero ni aun así cejaron en su afán los congregantes, y en 1638 alquilaban en la Costanilla de los Capuchinos un local, donde establecieron su instituto. Allí se celebraron las misas de obligación con oratorio propio, concedido por bula del Papa. Tam-