Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL HOMBRE QUE CAPTABA EX. GU LF- STREAM OYE, PADRINO, i QUE FEO ES TODO ESTO! ¿NO TE PARECE? En realidad, es el ingeniero el que parece en mejores condiciones de laborar por la salvación de todos, pues su misión le obliga a atender a los mecanismos que garantizan la respiración, el alumbrado, la alimentación, en una palabra: la vida, minuto por minuto, de la ciudad submarina. El trabajo de Santiago parece, al pronto, menos útil para la realización del audaz proyecto, porque sólo se ocupa en escultura, en arte decorativo y en reconstrucción arqueológica. Pero no tarda en captarse la confianza de Cohuatl, a quien asombra su habilidad, y que le lleva a recorrer la ciudad azteca, su templo, su palacio, sus pasos subterráneos, sus puertas secretas, que se mueven merced a resortes ocultos en las molduras que aquél tiene que repasar o rehacer. De esta manera llega a enterarse de todos los misterios de la arquitectura misteca, como Jouber de los industriales. Uno y otro experimentan sinceramente honda admiración al comprobar lo cierto que es el poderío de aquel hombre, cuya verdadera personalidad no aciertan a definir. No han transcurrido ocho días cuando ya consideran a Fonseca como un hombre enterado de los últimos progresos de las ciencias naturales y dueño de fantásticas riquezas y de medios de acción misteriosos, que las leyendas seculares daban por sepul- tados, desde la época de la dominación española, en las invioladas sombras de los templos desconocidos e imposibles de hallar, del corazón de Méjico. Aquello es, efectivamente, una ciudad, que en los remotos tiempos del poderío misteca fué construida en el subsuelo del golfo donde nace la corriente de las Aguas Calientes pero tal ciudad, que por sus monumentos y su población sigue siendo azteca, está maravillosamente armada y equipada a estilo moderno, con sus máquinas cuidadas por mejicanos instruidos en tal misión. Los tres náufragos empiezan a conocer aquella ciudad; completan sus informes mutuamente y consiguen, por fin, trazarse un plan. (CONTINUARA EN El. NUMERO PKOXIMO)