Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA TRABAJOS D E L HOGAR MUJER Y. L A CASA Es muy sencillo soldar. ¿Cómo? ASTANTES veces hay que arreglar, por haberse agujereado, utensilios de cocina los cubos y barreños de cinc, o unir dos piezas, ya sean los tubos de un canalón o dos planchas insuficientemente largas; pero si no encontramos con facilidad un estañador, renunciamos a uno u otro, dejando por inútiles aquéllos y no haciendo lo que desearíamos con estotros. Y, sin embargo, no es imprescindible recurrir a un estañador, pues una soldadura con estaño puede hacerla cualquiera que sea medianamente habilidoso, y como estoy seguro de que los lectores de BLANCO Y NEGRO lo B son, v o y a explicar el modo de hacerlas, para que no tengan que recurrir a la ayuda ajena si necesitan soldar algo. H err amientas. -No se necesita más que una, que se llama soldador (figura I) y que está formada por un vastago o barra de hierro, que en uno de sus extremos tiene un ensanchamiento agujereado, en el que está introducido un bloque de cobre rojo, terminado en doble bisel. El otro extremo del vastago se introduce en un mango de madera, que aisla el calor y permite sostener con facilidad la herramienta. Aleación soldadora. -Se encuentran a precio muy económico en el comercio barras de soldadura de, estaño, pero si se quiere hacer es muy fácil de obtener con resididos de plomo y estaño fundidos a la par. Los cubiertos de estaño que suelen usarse entre la gente del campo, pueden servir a d n i i r a blemente como soldadura. También puede servir el papel de estaño que recubre el chocolatie, fundiéndolo en una cacerola de hierro y echándole en unos canalitos h e c h o s c o n tierra húmeda. D esoxidantes. -Para el cobre, el hierro y el latón se emplea el cloruro de cinc, que se obtiene echando el ácido clorhídrico rebajado en su volumen de agua trocí tos de cinc cortados muy menuditos, que se disuelven en aquél. La operación se continúa hasta saturación; es decir, hasta que no se disuelva el cinc. El mejor desoxidante que existe, según M. De Voldere, es el cloruro de cinc amoniacal, pues es más activo que el clorhidrato de amoníaco y de más cómodo empleo que el cloruro de cinc. Se prepara añadiendo de 15 a 20 por ICO de sal amoníaco al cloruro de cinc, previamente preparado como antes indico, o con 90 gramos de cloruro de cinc