Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
s p 1 c T A c u IJ o s 0 r ALABKAS OE L N Eai EC l AUOR T E: l sal- 1 n e ca d ocho días las primeras escenas- -los pasajeros de un t r a n s a t l á n t i c o aullando, más que gritando, sus d e s p e d i das- ruido, cuando una puerta se cierra ruido en la selva, cuando un tigre lanza sus r u g i d o s r u i d o en t o d o mom e n t o en q u e el acompañamiento musical va s i g u i e n d o las escenas. Seamos precisos en el juicio, s i n e m b a r g o el acompañamiento musical es lo más grato y lo menos ruidoso, sobre todo porque está ajustado con gran p r o p i e d a d al ambiente de la película, y s u b r a y a en ocasiones, el exotismo encantador. Pero ésta, que es la única O RQUÍDEAS vajes. -f O T q u é se h a adulterado la magnifica belleza de esta película con la gangosidad del cine son o r o en b o g a? Acaso p a r a demostrar que, cuando una p e l í c u l a es buena, iDuena de verdad, no sólo no necesita ilustración sonora, sino que h a s t a consigue imponerse, a p e s a r de la sonoridad. Este es el caso de Orquídeas salvajes, a la que maldita la falta que le h a c í a el ruido. Porque es ruido, más que sonoridad, lo que turba la serena belleza de esta p e l í c u l a admirable. Ruido, en la vocinglería confusa de l. -íl HEROIXA DE 0 RQUIDE. 4 S GRETA GARBO SALVAJES GRETA GARt O, LEVIS RTOXE Y KELS ASTUER EX ORQUÍDEAS SALVAJES