Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J. BTRAS. AKTl IS. CTKKriAS- ¿N o le ha o c u r r i d o ningiina pcri eci: i más? -Sx. Escuche. Al salir del t e a t r o buscab a con ansia soledad y reposo. M e acordé del Ateneo y ert él quise esconderme. Ihi; e x t r a ñ a pesadilla encaniinó mis j) asos- j la calle real de la M o n t e r a Cómo? ¿El Aiteneo en la calle de la Montera? N o le dije que obedecían mis movimientos a una e x t r a ñ a pesadilla? Lie! ue a la docta mansión, siempre p o r mí reverenciada, y atisbé lugar tranquilo p a r a m i meditaciones. N o lo había. (Jente joven, tic aspecto estudiantil, r u m o r e a b a por entro los rincones. N o! -pensé- N o es la juven ttid ia m e j o r compañera en estas h o r a s sensibleras. Prefiero la madurez, que tiene m á s intensa realidad de vida. E n una salita oi voces de discusión. E s c u c h é desde la puerta. Se hablaba de F e l g u e r a s de Metros, de cédulas hipotecarias, de los M. Z. A- del Interior H del- Exterior O. de alzus. de i) aias. N o entendí aquella jer, -a. Me parecía fuva de vocales y consonantes, jue ro de niñ pasatieninijs de cuarta iVr. vi. i- ¿N u n c a oyó usted discutir e a. ario r- -En el teneo. no. -Pues... H a b l o de! 4 teneo de mi luffarl ei país en donde yo vivía! H e venido en biloca de ustedes, únicos quizá q u e me comprenden. L a s calles q u e atravesé m e parecieron m á s adustas, menos g r a t a s que de costumbre. Ruidos de campaniles v aullidos de can enronciuecido. C a r e t a s pintarrajeadlas v rostros angulosos v cansinos. BriJlo de Iticandescencia V n e g r u r a de almas. Vida v muerte, l uz y tiriiebías. fJegué a! fin a este aco. e. asilo. Aquí todo me es grato. Istefl. la nn; ji. sia; doña lulita. la arrepentida Lucüa. ia ín. genua Tot i- a ingenua Totév? -pensé- ¡Pobre Eig a r e l o Será éste su iiltimo desen. gañc- -ií. sta carta m e dejar n para usie Quién r- -D o n Fí, garelu. 1 cogí j f a f e e c é -g u t u r o el moz 3- se p e r d i ó el eco aparecer el echador. La carta era de iMgarelo, y en ella se despedía de mí p a r a siempre. Chorno a su ik gada. silenciaba el lugar para donde parti. i. E r a t r i s t e el escrito, pero sin mi. stioos romanticismos. No se lamentaba de n i n g ú n en g a ñ ó l deprimía ser él el equivocado. l r, ¡un equivocado consciente, c o n i e n c i d o pero n o rectificaba. S i g o mi ruta- -terminaba d; ciendo- ¡A d i ó s! lll viajero desconocidi, Nada inquietante me decía v sin eni b a r g o temí alguna desgracia. Yo debía i) rc g i m t a r a T o t ó y sin h a c e r m e nue a re flexiones, recorrí las sendas de madriguev; i que compartimentan el café. ba. st (itic d: con la t e r t u l i a -T o t ó- -l a pregunté, (prescindiendo de sa ludos ni g a z m o ñ o n a s reverencias- ¿sal. usted algo de E i g a r e l o? ¿U s t e d 1 e b: visto ¿P u e d e usted d e c i r m e Caballero! -me atajó dofi, i j u l i t a- N a d a sabemos, ni nada queremos saín. -de ese ciudadano. -E; s q u e Sí! Sí! T o t ó v l i, garelo fueron no vios. N o lo niego. -P e r o F i g a r e l o es t o n t o- -i n t e r r u m p i ó ahora la niña- Se molestó al saber que vo estaba empleada en H a c i e n d a -Me riiU) al e n t e r a r s e de mi firme propósito de tertnin; ir ia c a r r e r a de Medicina y de m a t r i c u l a r m e en Anatomía. Odiaba el cint, n o sé si por la falta d e luz. ...e azoraba ir de nrl liraz i. Ponía r e p a r o s a mis v e s t i d o s i ia t) erm; i n e n t c al sombreado de los oios. ¿Q u é hubiera h e c h o ese caballerete- argüía la pensioni. sta- -si To t no tuvie se una educación a la antigu; i T e n í a razón, i; l- igarelo e r a V. yA ue viajero equivocado, q u e había llegado sir preparación a un país desconocido. A qué Día 2 de noviembre! Fiesta de los m u e r- l u g a r habría r e g r e s a d o tos ¡cruel s a r c a s m o! Exposición de cri santemcs. P l a ñ i d e r a s públicas. R o m e r í a s de! Quise dí. straer tni ánimo, v busqué en las puebk, Ostentaciones del m a g n a t e E. -L calle me era hostil, v me refugié en Pombc c a r t e l e r a s espectáculo (pie m e agradasts Jín el Español hacían Don Juav Tenorio m á s t e m p r a n o q u e de costumbre. Allí fui. Desde ue Eigarelo había declarado callaD u r a n t e los entreactos m i r a b a en la gadanieiite su amor a T o t ó la bien edticada nieta de doña, lulita. v desde que los con- -leria de retratos el de Zorrilla... De nuetertulios n o se ocultaban en ausencia de mi vo me acordaba de la desaparición de! anii, í: para o p i n a r acerca d e las v e n t a j a s de garelo ¡D o s de noviembre 1 Í Día de los mucrtf ese amor, r o m á n t i c o secreto ue aquél se í- Don Juan Trnorio Zorrili; f. guraba. consideré necesario un (iiscretí) apartrmiienlu. Sentábame, pues, en otr iero desconocido tunn. F! c a m a r e r o x v lo servía, no ei asnir José Tellaeche. sino lili grilairo. Ilet ó ii. -ista nii. cntregíi. r, (i i I B e i O K TI: (U) iiie n; i sobr-