Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LETRAS, AKTES CIENCIAS ESTADO ACTOAIi DE LAS OBRAS CON UNA DE IJIS GALERAS DESCUBIERTAS, (FOTO VIOAL) quien primero acometió, en 1477, la empresa de explorar el interior de las galeras y de arrebatarlas al fondo de las aguas. No pudo haber encontrado un hombre más hábil para la tarea que León Battista Alberti. poeta, filósofo, arquitecto y escultor. Alberti construyó una máquina flotante, verdadera maravilla de la ingeniería de aquellos tiempos, legrando afianzar a la proa de una de las galeras gruesas cadenas, con las cuales confiaba realizar el arrastre del buque a la orilla. Las cadenas fueron fijadas, según cuentan los cronistas de la época, por hombres que nadaban como peces y que permanecían durante minutos bajo la superficie del lago, sin estar provistos, naturalmente, de trajes de buzo. Desgraciadamente, las amarras, metálicas se rompieron, y sólo pudieron recogerse fragmentos de madera que bastaron apenas para cargar dos muías El cardenal Colontia abandonó entonces la empresa. I fascinación de los barcos misteriosos indujo a P rancesco Demarchi, un ingeniero militar de Bolonia, a repetir la misma aventura en 1535, valiéndose de una ingeniosa escafandra, que le permitía explorar las galeras sumergidas durante periodos de sesenta minutos. Cuando volvía a la superficie la sangre manaba copiosamente de su boca y de sus oídos, como consecuencia natural de la enorme presión de las aguas. Varias veces fué íitacado y mordido por grandes peces; pero en cada intento logra- ba sujetar, por medio de cuerdas, grandes fragmentos de mosaicos dé pórfido, maderos tachonados con clavos de cobre, exquisitos ornamentos de bronce y esmalte y otros trofeos, con los cuales emergía medio muerto, pero triunfante. Al cabo de cierto tiempo Demarchi renunció a la empresa, que estuvo a punto de costarle la vida. El lago Nemi permaneció así, sin ser explorado de nuevo, por espacio de tres siglos. En 1827 un in, geniero romano, Anesio Fusconi, construyó una gran balsa, en hi cual le fué posible utilizar la campana sumergible de Halley. De todos los exploradores fué Fusconi quien más victorias cottquistó, pues logró extraer objetos tan pesados como columnas de pórfido y una. gran transenna o parrilla de bronce, con la siguiente inscripción: Tiberius Caesar El Gobierno inrerviene. El alcance de las depredaciones de Fusconi en la galera que eligió como teatro de sus labores puede apreciarse si se tiene en cuenta que un amigo suyo, el principe Alessandro Torlonia, banquero multimillonario, pudo decorar un enorme salón de su palacio con las reliquias arrancadas al bajel imperial. El lago Nerai volvió entonces a disfrutar de otro descanso, hasta el año de 1895, en que un traficante en antigüedades, e!