Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BRÍGIDA Y SU BODA toria, y pensé en lo porvenir. Y debo de- to de la dicha encantadora de todos los días. cirte que las ideas serias m e a b r u m a b a n F i g ú r e n s e ustedes que sobre mi felicidad un poco. T ú las aligerarás, G a s p a r sólo desbordante y nueva h a n pasado u n a s nua tu lado pienso cosas agradables. A y qué béculas insignificantes, pero que, aun así. flores t a n b o n i t a s! ¿L a s h a s cogiao en la mrintnña? Nf. u- liiD il hotc- l a uUi- i li) di i in. i i; iK pacio. y con ln- IUM H- i unilii lii- m- a s y tic aiu ir. oiia- Brígida y las faenas caseras. i: i li ii! t, m u- i- i IÍH- IC im- Ior adoniadn c n i H o i f s l 1 K- íi. ni! ili- l 11,1- i ii- -ii: de li i iliu- iiiá i- iii l n i- ii i! i.I iiiM. idu. -i L i in (li. i- (I. i.i aii- inU -lie iiliiv, i iu- hn- K- ii liue i. (k- ii- i.i y lii. iii- i i n i o J. iiil.i- tn de ¡li) d, i I.i ii: a (k l ciilov r i j- I) nia. iMniaiiiIo, ln- iiU -lo cmi ayiia c u i 1 I a r r 1) 11 ti! i i.il iri ail (iiK 1 1 lirwM c Lil Lii Mir. iiir. i. Iliuoni) i- l j i- a i lodo lia- -i (lo OV Cldll. l llil. L 1 1 f u 1 i- s a r dtil hormn- o i a j e de cn- x ño, l a í c l i z aii a í- t in- -ialú t n un pi- ii lindísimo... fl o l l U! ¡iCÍJUcñl) Collln l o- o n t o d u s los de los r e c i é n mantelillo de enca: C U A N T O T A R D A E N V O L V E R GASPAR! c a s a d o s de a h o je. ¿S e r á que esra. Como es n a t u pero convidados esta noche? L a s flores, la ral, la señora de la casa recibió los consejos mantelería buena, la vajilla, con su a d o r n o m á s discretos y m á s contradictorios. Como antiguo y a g r a d a b l e los accesorios de pía- es n a t u r a l n o hizo m á s que lo que se le ta, parece que anuncian una comida de ce- a n t o j a b a la ilusión de toda mi vida ha sido r e m o n i a ¡P u e s n o! L o s señores de H a u- o b r a r según mi capricho. Esperaba, al cateville comen solos; pero o p i n a n- o p i n a- sarme, t o m a r el desquite de cuanto t u v e que tnos los dos- -que las cosas bellas n o son obedecer siendo niña. ¡D e ñ j o! solo p a r a lucirlas ostentosamente, sino que deben constituir el n a t u r a l acompañamien (CONTINUARA EN EL NUMERO PRÓXIMO)