Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GRAN MUNDO es España también, no sólo por la materialidad de su localización, sino por la espiritualidad del intento, que ha venido a vivificar aquellos muettos ámbitos; intento al servicio de la esperanza de que la actual manifestación nos sirva a la vez de aguijón y de escuela y de que, dentro de poco, las cosas de la floricultura se encuentren ya entre nosotros más favorablemente canalizadas; y no sólo lo suficiente para provocar un episodio amable, como el de Sitges, sino una actuación definitiva, que no ceje hasta el logro de un resultado feliz. Mientras tanto, visitemos con el corazón y los sentidos muy abiertos la Exposición holandesa de Flores. Visitémosla con todas las curiosidades despiertas. El apetito de sensaciones no basta. En nuestros día? -decía el P. Gratry- la lectura no es ya más que una sensación No, que no sea así. Que si la lectura debe ser algo más que una sensación, también debe serlo la visita de exposiciones. Investiguemos a la presente, informémonos, anotemos, detallemos, recordemos, aprendamos. Si es posible, saquemos de ella partido. A poco que ello nos tiente, emprendamos algún camino de realización práctica, relacionado con este orden civilizadísimo de arte o de negocio. Nada de esto, ciertamente, nos impedirá soñar. Nada nos impedirá acordarnos de los jardines de Delft, de los campos cercanos a Harleem o a Amsterdam, entrevistos en nuestros viajes, entre brumas y meteoros de ámbar. Nada nos impedirá acordarnos de tal cual pequeño poema en prosa maravilloso, sobre un recogido y secretamente vicioso coleccionista de tulipanes, en las páginas extrañas del Gaspard de la Nuif, de Aloyssius Bertrand. Tin Ingenio de esta Corte. (FOTOS DUQUE T CONTRERAS T V I L L A S E C A)