Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
G R A N M U N D O CUARTO DB DORMIR sadas sus otras hermanas, una con el señor Espinosa de los Monteros, y otra con el señor Zulueta, Isabel buscó en París la tranquilidad y el olvido... El espíritu cultivado de la nueva duquesa halló aquí un ambiente propicio, y su gran simpatía y su bondad ingénita la conquistaron pronto un grupo de amigos leales, que ha ido aumentando en estos últimos años. Hoy, el salón de la avenida de La Bourdonnais es uno de los más interesantes de París. Espíritu abierto a todas las innovaciones, la duquesa de Dato, que representa aquí a la Sociedad de Conferencias de Madrid, a la que tanto debe la cultura patria, es una de las más entusiastas propulsoras del modernismo. En las tres habitaciones de que se compone su original apiartement se revela esta influencia. La sobriedad del mobiliario, casi exclusivamente compuesto en el salón principal de unos confortables sillones y sofá. forrados de obscuras telas; una gran micsa de lustrosa caoba; una copa conteniendo monumental ramo de rosas, y la luz pálida de la electricidad reflejando sobre los blancos muros desnudos, parecen convidar a los visitantes, sin que nada distraiga su atención, al placer de amena e intelectual causerie. Y buena prueba de ello son los nombres de cuantos acuden semanalmente a los tes de la duquesa de Dato. Entre las damas que por allí han desfilado figuran: la admirable poetisa condesa de Noailles, Victoria O Campo, madame Víctor Hugo, la nieta del gran poeta, aplaudida recientemente en la Residencia de Estudiantes de Madrid; Matilde Pomés, Lisa Hirtz, Sonia Robert Delaunay, madame Guiráldez, esposa del notable escritor americano, y muchas otras. Acuden entre ellos nombres de tanta fama en el mundo literario como Paul Valery, André Gide, Frangois Mauriac- -el ilustre