Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GRAN CRÓNICA DE P A R Í S MUNDO La Casa Modernista de la Duquesa de Dato. C ADA salón de París tiene su peculiar característica; unos se limitan a reunir un grupo exclusivamente aristocrático, pero éstos son los menos, porque las casas del viejo Faubourg, que tenían fama de- muy cerradas, han ido poco a poco abriendo la mano- -las puertas, diríamos mejor- -a distintos sectores de la sociedad; otros son eclécticos, como el de la marquesa de Crussol, que reuniendo, por el linaje de los dueños- -el marqués es hijo de los duques de Noailles- a lo más linajudo de Francia, acogen, sin embargo, a toda la intelectualidad, no sólo francesa, sino del mundo entero; algunos son meramente literarios; otros, artísticos; no pocos, musicales, sin contar con los cosmopolitas y los exclusivamente americanos. Hoy voy a hablaros del salón de la duquesa de Dato; la hija del ilustre estadista, vil- mente asesinado por los anarquistas, vino a París huyendo de la casa que tenía para ella tan dolorosos recuerdos; porque Isabel Dato, que fué la amiga y confidente de su padre, no hubiera podido vivir en aquel hogar deshecho por el odioso atentado, donde aím vibraban los gritos de dolor de su pobre madre cuando fué llevado el cadáver, aún caliente, del integérrimo hombre de Estado, que halló trágico fin en el cumplimiento de sus altos deberes; no hubiera podido continuar sola en aquella casa de la calle de Alcalá, hogar dichoso, donde D. Eduardo Dato hallaba la calma y el cariño, ¡qué digo el cariño! la adoración de una familia que le rodeaba de admiración y de ternura; muerta la virtuosa dama doña Carraen Barrenechea, que fué la primera duquesa de Dato, justo premio otorgado por el Rey a la viuda del ilustre estadista; ca- VISTA DEL SALÓN