Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D E P O R T E S LOS GRANDES MATCHS DE FÚTBOL La Final de la Copa de Inglaterra. ESCONOCEN la psicología del pueblo inglés los que le suponen flemático, quienes escriben a propósito de su supuesta indiferencia. En el fútbol, el juego popular y extendido por excelencia, está la demostración más rotunda de su apasionamiento, de la emoción que les hace adoptar rasgos muy particulares. Son esos detalles, tales muestras de partidismo y exaltación, los que les distinguen de los demás pueblos, pero sin hacer de ellas, muy al contrario, gentes de excepción. Aunque el pugilismo tenga millares de devotos, los espectáculos deportivos que cuentan con legiones de prosélitos son el hipismo y el fútbol. Empleando un término adecuado, diremos que a estos dos deportes pertenece el record de los públicos británicos, sin duda porque en unos y otros terrenos puede el ingles dar rienda suelta a su afán de jugarse el dinero por el caballo o el equipo favorito. Y ese vicio- -que puede así calificársele impunemente- -le lleva a extremos de humor o de pasión, según que la fortuna le acompañe o le niegue sus favores. El torneo para la Copa de Inglaterra es, entre todas las competiciones futbolísticas, j wí- -V D la más duramente disputada, porque la victoria es el más alto galardón del Imperio. Los profesionales, verdaderos maestros del juego, son empleados al servicio de los Clubs durante la temporada, y hombres que frecuentemente viven en los mismos campos o parques que poseen las grandes Sociedades. Su vida está supeditada en todo a las indicaciones del entrenador, que no sólo es profesor de fútbol, sino maestro y compañero que rige todas las actividades del futbolista mientras dura el plazo del contrato. A este respecto sí que hay amplia diferencia entre los ingleses y los españoles. El profesional británico es un hombre esclavo de su oficio, por conveniencia propia antes de todo; pero, además, porque sabe hacer honor a la firma que estampó al pie de su compromiso. En otro caso las penas son tan severas, que los incumplidores causarían gravísimo perjuicio a los Clubs; pero de hecho quedarían inutilizados para el ejercicio de su profesión durante una preciosa temporada de su edad crítica. Los Clubs que participan en el torneo para la Copa de Inglaterra aún extreman sus exigencias, y, por su parte, los futbolis- C Wr SW, ií w. m EL ESTADIO DE WKMELEY, ABARROTADO POR CIEN MIL ESPECTADORES, DURANTE LA RECIENTE FINAL DB LA COPA DE INGLATERRA, (FOTO ORRIOS) PRUEBA