Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESPB CTACULOS d l G O L E T T E DB FKAN 2 LEHAK, ESTRENADA EN LA ZARZUELA. (FOTO ZEGRl) le es imposible presentar otra. Son así, ya se sabe, y no sorprende que obren en consecuencia en cuanto el azar, o sea el primer acto de la comedia, los presenta agrupados convenientemente. Claro es que la fórmula no es segura. Siempre en esta clase de recetas dramáticas hay que añadir el colofón que deja en libertad, y como subordinado a él, el arte de la mezcla, y en ello estriba el éxito. Por tanto, al buen arte de Paso y Estremera, al caudal de chistes de todos tamaños que cubre la vieja trama, al acertado rasgo, a la chispa, el giro y el donaire, debe atribuirse el éxito de Sixto Sexto, no hijo legítimo, sino adoptado, recogido del arroyo teatral, y falto por sí mismo, en su origen, de cualidades como las qué luego ha adquirido y le han hecho hombre de provecho, de mucho provecho. Sin olvidar al mejor arte de los que despacharon la receta, en primer término ese tipo incomparable de actores cómicos de los que nunca se sacan los autores el partido que pueden para sus grandes éxitos, y son María, Mayor, Pedro Zorrilla y Casimiro Ortas, seguidos por el homogéneo conjunto que forman Consuelo Hidalgo... Riquelme, Pedrote, Azaña, Alyman y Sobres. Compañía italiana de operetas. -Al frente de su compañía de opereta italiana ha debutado la encantadora pristiera tiple Inés Lidelba. La belleza, la fina gracia, la elegante seducción de esta artista constituyen por sí solas un espectáculo de primerísimo orden y de extraordinario aliciente para nuestro público, que en esta temporada de primavera verá animarse en Inés Lidelba las más alegres notas de los compositores vieneses e italianos. La opereta de presentación, II trillo del Diavolo, nos dio a conocer, además de una excelente vedette, un disciplinado conjunto, en el que se destacan artistas de la importancia del caricato Trucchi, de inagotables e irresistibles recursos cómicos de buena ley. Un grupo de ágiles muchachas de Hasting Girls anima los numerosos bailables de estos espectáculos, a los que, en fin, una excelente postura en escena y un rico y vistoso vestuario prestan a la opereta la necesaria brillantez y alegría que el género requiere. La segunda opereta estrenada por esta compañía, Gigolette, del célebre Franz Lehar, no añade mejores laureles al autor de El conde de Luxemhurgo, pero le conserva en su puesto de músico inspiradísimo, creador de una gracia melódica que vivirá eternamente. En Gigolette, Inés Lidelba y los suyos logran un triunfo más: La bellísima estrella encuentra en la pura y sentimental artista de cabaret, si no la ocasión para lanzar el torrente de su alegría y de su gracia, oportunos momentos para demostrar la buena escuela de su hprmosa voz, sus dotes de actriz consumada y mujer elegante. En Inés Lidelba puede decirse que resucita y se reanima un género que pudiera creerse muerto, y que virtualmente lo está entre nosotros. Nuestro público verá con agrado las operetas supervivientes que nos trae Inés Lidelba, más que por sí misma, por el arte con que nos son presentadas en el escenario de la Zarzuela. San I ore i ¡O.