Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r. líTTRA. S, ARTES. CIENCIAS LABOKATORIO DE EIITFEL, EN EL CAMI- O DE MAKTE APARATO DE ASPiRACION, EN EL LABOBATOBIO DE BIFFEL gím tiempo, lo que explica que a loí ochenta y dos años fuera un excelente esgrimidor. V i u d o desde muy joven, Eiffel encontró en su hija mayor una colaboradora eficax para la educación de cinco peqiieñne los, que eran el amor de su vida. E i f f e l conoció ÍHíi horas tristes, que resistí csloícaraentc. A m a b a p r o fundamente a su Tatiia, a la que sirvió c o n e n t u s i asmo y lealtad. Por eso el momento más feliz de su existencia fué a! ver enarbolada ía bandera tricolor en la cima de la torre de su nombre. Lo que le hizo pronunciar, con tocia la t e r n u r a de su alma: -La b a n d e r a francesa es ia única trescientos metros de altura. N o pudo presentir tampoco, no ya cuando proyectaba su obra, tachada entonces de quimérica, pero ni aun después, al goz a r la reivindicación que el éxito hubo de p r o p o r cionarle, n o p r e sintió- -r e p e t i mos- -que la torre que d e b í a inmortalizar su nombre pudiera t e n e r un día aplicación tan trascendental como la que le ha dado posteriormente la instalación de la telegrafía s i n hilos. Pero, de toílos modos, sin su idea g- enial hubiera sido imposible que, en los días de la gran guerra y ahora, en l o s de la paz, su gigantesca antena salvara muchas vidas. tiene un mástil de del mundo que EL JIONUMEMTO A JSTAVO EIPFEL. INAOOUBADO RECIENTBMENTE AL PIE DE LA TOKKE DE S ü NOMBRE X. X. X. (POTOS VIDAL)