Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L E T j J A S ARTKtí, C J K N I 1 A S le esplendor, i vidrio y el cristal ciient. -in eor í r r a n i i e s artistas, como La! i ue. en b raneia, v otros de no menor imporiancia en Suecia, Injjiaterra y A 1 e n i a n i a. Los vidi ios de Murano. aun cuando abu. san de la repetición de l i t i o s pretéritos, ofrécense aiSunas veces con un aire de moíiernidad que rima. bastante bien c o n! o s jíustos modernos. Ivn cerámica, bueno es record a r tas creaciones bellísimas de Doidtori y de openba. si ue. ¡va lís ¡ai a... casi todo ha m u e r to sin esneran as de po sible restu reccióii. D e ahí que ante ¡as obras í de Laiiayese se s i e n t a uno 0 timisía, y at m espere el niila. yro de aquella visiéin de Ambrosio le Morales, cuando i- sita la C ór lol a del si. s lo x r y nos cuenta su- paso ior las calles (Iv la ciudad, animada por el. trab- ajo de c o l m e n a d e sus hijos, dedicados mía jí ran j; irtc a la liella industria de los s; ua lain iciics. I elidiendo de iialcones y ventanas, en paciente esijcra de un buen secíido, miliares de t r o zos de cuero decorado. UETRATO fOlí AKTKO- CrRKS. (FOTO A. Z A R R A I Í A) con profusión de moticediinientos ie ios antig- uos j uadaniacilcs de vos ornamentales, ricos de Lantasía y de beCiórdoiía. Así reza la p o r t a d a del caláloíío llos acordes de color en. íalatiaban las cabes, de una K. xposicióii jue en los Salones de la d a n d o a la ciudad mucha liaciend. i, v tamSociedad iíspailola de Aniiííos del Arte hace bién una herniosa vistti... i o r q u e como sael joven artista, losé J, apayese. Lamettto can al sol los cueros d o r a d o s ya, labrador que n o se decida a substituir la frase c u e- y pintados, fixados- en arratifles tablas, tiara ros rejiujados y policromados por la pala- (jue se eiixusiuen, haze un iiel m i r a r bra miadauíaciies. tan evocadora y tan nues- eutapi ado con tanto resplandor y variedad Mediado el sig- lo x v m ¡a beíbi industria tra, aun cuando de procedencia áirabe. Utiieo reparo que, a un juicio, cabe hacer a la de los eaiadaniaciles se extinguido. Lo jíenuinameiite hispano cedía el ¡itiso a todo interesante e x p o s i c i ó n que comentamos. lo francés, puesto de inod; i en el mundo or José Lapayese parece encaj iiar, por atá- las fastuosidades borl. ónicas. o obstante. vico feíióineno, el espiíátu y la técnica de frentes avisadas ue venían a Ms ¡iaña obserun morisco o his anoárabe cordobés de los ab; in con método cuanto (piedjiba en tile de sisólos -vt o w i í ííi- cuero labrado recobi a nuestras -iejris industrias de -irte. Más en el nnnido el interés ue había fierdido en una vez aliarecieron. sobre todo en b ran el si. tjlo xi. x. La míxla. mía más amjdia cul- ci; t, tratados técnicos, en los (pie se explicatura artí. stica y mi acudir a las viejas luen- btiii ios procedimientos de olicio con una tes. casi extintas, de las a n t i g u a s a r t e s in- com K renci; i claridad v. c es justo ayr. iv dustriales en afán de salud en lo esté tico. decer. ya que por elb. es dable intentar sin contribuye, sin du la, al renacimiento que se vacihiciones el renacimiento lie afyunas in oliscrva en algunas ramas de tales indus- dusfrias. Recordemos en tocante est; i niaa Irias. b 1 arte dei mueble ííanó i) r; ena parte íeria el discurso de M. l- onyeroux de l ondel t e r r e n o perdido en el pasado sií io. Los darov. titulado Arte de l. aiirar ios ciK ro, tejid is de a r t e cobr. aron nue o esplendor en dorados o plateados o í- naii; les nnoi: Lvoii. y la jorja dei h i e r r o no lesmerece ca io el 1762. en e! (pie reconoce que tal a r t r de cttanto se haci. i en sus buenos tienip s i