Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DEPORTES CURIOSIDADES DEPORTIVAS La Aviación del Porvenir. STE nuevo dirigible, tipo cigarro puro no ha pasado todavía de la teoría. Es, sin embargo, un proyecto curioso, y su inventor cuenta con ofrecimientos muy interesantes que hacen probable que la nave sea construida antes de no largo tiempo. El problema de las comunicaciones transatlánticas, que tanto apasiona y que los aeroplanos, pese a la audacia de héroes y víctimas del aire, no parecen llevar camino de resolver en breve plazo, sirve de punto de partida para que ingenieros y técnicos consagren a la solución del arduo tema todas sus actividades. No es suficiente que el doctor Eckener haya llegado a un instante felicísimo con su Conde Zeppelin. Las gentes no olvidan las vicisitudes de aquella primera travesía de Friedrichshafen a Lakehurst, en las que la nave fué dominada por los vendavales, en vez de todo lo contrario; y que si entonces escapó a una terrible catástrofe fué más por la protección divina que por la ciencia del comandante del dirigible, no obstante ser éste el hombre mejor preparado en el mundo para esta clase de empresas y realizar entonces los tremendos esfuerzos que tanto contribu eron a normalizar la apuradísima situación. sus naves dirigibles no eran, por el momento, los barcos aéreos de Ja regularidad indispensable para sostener las grandes líneas transatlánticas. Lo que no quería decir que pronto no llegara la fecha deseada. ¿Habrá resuelto ya Eckener aquellos problemas del momento a que se refería, cuando ahora se lanza a anunciar un largo programa de viajes aéreos sobre los continentes y los mares? La demostración va a llegar bien pronto, y entretanto enfrentémonos con este nuevo dirigible ideado por el ingeniero Claude H. Freese, con el que afirma su autor haber resuelto en la teoría todos los problemas y, por lo tanto, las graves dificultades y los riesgos consiguientes de las grandes travesías. El gigante aéreo proyectado sería enteramente rígido y pesaría alrededor de 170 toneladas con toda la carga. El asipecto del monstruo sería muy distinto a todos los demás conocidos. Inflado con cinco millones de pies cúbicos de gas, estaría accionado por motores de enorme potencia y absolutamente independientes unos de otros. En la parte superior tendría cuatro planos q estabilizadores muy parecidos a las alas de los aeroplanos, y en la cola se movería ima hélice potente de cuatro paletas, que Y Eckener mismo afirmó, al terminar la daría formidable impulso a esta embarcaproeza, de regreso en la base alemana, que ción extraña. E PROYECTO DE DIRIGIBLE DEL INVENTOR, DI! LOS ANGELES (CALIFORNL 4) CLAUDE H. PREKSE, A QUE SE REFIERE LA PRESENTE CRÓNICA