Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LETRAS, ARTES, CIENCIAS Esta subida, por no haber accedido a darle a los intermediarios la comisión que solicitaban, provocó una huelga eji Barcelona, adonde fui para combatirla y en donde pregoné y vendí BLANCO Y NEGRO hasta que He aquí el dltimo artículo de r Torcuato Luca de Tena; escrito al t r a n s m i t i r n o s hace dfas, sus Instrucciones para el número 2.000. íiue ha de publicarse dentro de unos meses: Cómo nació BLANCO Y NEGRO A coMPAiVA al nacimiento de BLANCO Y NEGRO una leyenda completamente falsa. N o sólo jamás se pensó en utilizarlo como órgano de publicidad de determinados productos, sino que durante sus primeros años no insertó ninguna clase de anuncios. Nació BLANCO Y NEGRO de un viaje Alemania. Estuve en Munidl, y allí pude admirar y estudiar ja organización artística e industrial d e la famosa revista FUegende Blatier. De regreso a Madrid, y conversando con varios pintores jóvenes, en el Círculo ás Bellas Artes, me lamenté de que no se hiciera en España algo análogo, pues sólo existía entonces, y estampado en litografía, el Madrid Cómico. Me replicaron que aquí sobraban artistas para publicar un gran periódico ilustrado, pero que hacían falta editores. Pues yo seré ese editor- -icontesté, y aquel mismo día quedó dexridida la publicación de BLANCO Y NEGRO. a precio de BLANCO Y NE 3 RO a 40 y 50 cénti- los vendedores cesaron en su actitud. El progreso se imponía y era necesario dar al público, como en el extranjero, páginas en color. Pero, ¿cómo se hacía el color? Lo que es ahora sencillo y fácil, constituía en aquélla época- -año de 1899- -un complicado iprobletna tipográfico. H e entendido siempre que lo que ya está descubierto es inútil tratar de inventarlo, y contfaté en Alemania al obrero tipógrafo, éapedalista en la impresión de cuatromáas, José Blass. Coinpré también en Alemania o necesario p ra la fabricación del pa l cauché, papel indispensable para imprimir bien el color, e instalé la maquinaria en la Fábrica L a VascoBelga, de Rentería, lanzando el primer número con páginas en colores. P o r cierto que el obrero Blass, a quien ant s me he referido, es hoy un patrono rico y uno de los primeros impresores madrileños. El perfeccionamiento en la confección y en las tiradas, estudiado y cuidado más y niás cada día, permitió nuevamente elevar el mos hasta llegar al actual de una peseta. Esta es la historia, modesta y sencilla, d d periódico, que publica hoy su número D O S MIL y aJ que va unida una gran parte de la actividad de mi vida. t Torcuata Lucade Tena. El buen éxito me acompañó desde el primer número, del que llegaron a venderse más de 20.000 ejemplares, fabulosa tirada, en d año de 1891, para un semanario. Continuó la prosperidad, y BLANCO Y N E- rNEGP GRO montó su primeTa imprenta- tres mácfuinas Dianas, sistema Alauzet, movidas por un modesto motor de gas- y devó su precio de venta de iq a 20 céntimos. zi. VAfeij