Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B R Í G I D A y SU BODA el e n c a n t o del Beguinage. ¿Te h u b i e r a s hecho t ú b e g u i n a mamá? Se sonrió. -Es cosa tentadora. Vivir así, en el recogimiento, rezando, sin grandes austeridades, sin reglas i n f l e x i b l e s entre hermanas consagradas al mismo ideal... E n v e j e c e r poco a poco en u n a casa sencilla y bonita, entre dos jardines, sin oír más que el toque de las campanas y el canto de los pájaros... P e r o a s í y todo, si no me hubiese casado preferiría acudir al remedio de las grandes miserias de la Humanidad. -Pues yo me asfixiaría aquí. No tengo el corazón lo suficientemente sencillo y calmoso para esta vida. Echaría muy de menos el amplio mundo que se desenvuelve al otro lado de las durmientes aguas del canal. ¿quién es capaz de trasladar al lienzo la pureza, la frescura, la ingenua tranquil i d a d d e e s t e ambiente? Nos acercábamos a uno de los artistas aludidos, y contuve las expansiones de mamá. ¡Qué linda acuar e l a 1- exclamé- Mira, las casas de las beguinas tienen sus propios tonos de flores m a r c h i t a s y el cielo, t a n leve, da exactamente la impresión de vida purificada, sencilla, que t ú p e r c i b í a s hace poco. Sonó en aquel instante la campana de la capilla. El pintor alzó la cabeza para escuchar aquellos argentinos tintineos... y yo reconocí en el acto sus oj os, tan parecidos a los de mi amiga Mercedes, aquellos ojos de mirada f r a n c a y pen e t r a n t e Me puse ENVEJECER, POCO A POCO EN UNA CASA SENCILLA Y BONITA, ENTRE DOS JARDINES -TÚ has nacido para la vida activa, hi- muy e n c a r n a d a- ¡d i c h o s a María, que jita. Cada cual, a su modo, puede cantar nunca se ruboriza! pero dije animosaalabanzas al Sumo Hacedor. Pero sea como mente: fuere, el Beguinage es algo delicioso. Comprendo que atraiga a los pintores, pero (CONTINUARA EN EL NUMERO PRÓXIMO)