Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ERIGIDA Y su BODA bres! Todos tienen pretensiones de Sulta- -TÚ no lo recuerdas, Brígida- -decía nes. No hay manera de conseguir que se mamá- Eras muy niña aún. hagan ellos mismos la maleta, ni que estén Ahora siento no haber vivido aquellas listos a la hora oportuna. A mis padres horas. Creo que dejarían huella imborra- ¡claro! ¡la antigua gene! -les gusta lle- ble en la imaginación de los niños que engar con una hora t o n c e s pudieran de anticipación. A darse cuenta de las mí me parece eso cosas. He comprene x c e s i v o p eir o dido, de r e p e n t e tampoco paso por por qué es mi mael sistema de mis dre diferente de mí. hermanos, que lleHa pasado toda la gan -siempre a úlguerra por su alma. tima hora. Así se Por doquier veiiturulla uno, riñe, mos los ni. smos rese c r e a un aiiTcuerdos t r á g i c o s hiente de tormenta Namur y sus bellas p o c o a g r a d a ble. colinas, c e r c a d a s C u a n d o me case por el Sambre y el aco- stumbraré a mi Alosa: N a m u r la marido a obedecer. t r a n q u i l a ciudad, E n t ramos en donde se moría df Bélgica por el vah a m b r e la gente. lle del Alosa, que Bruselas, la l i n d a es t a n h e r m o s o capital, que sobrecon sus e n o r m e s llevó con heroica peñas, c o r o n a d a s animac ón la insopor obscuros bosportable tutela aleques, que se reflemana. A m b e r e s jan en las aguas codiciado por los del río. Un valle teutones. Viajamos afortunado, sí; peparalelamente a la ro un valle que ha costa d o r a d a en conocido el marticuyas dunas florerio. Aquella ciucen los cardos azudad de Dinant, cules, y un hermoso ¡BRDJAS, CIUDAD INCOMPARABLE! yas casas, nuevas, día abandonamos agriamente blancas, dominan las ruinas ahu- Ostende y sus distracciones para encerrarmadas por los incendios de antaño! Yo sen- nos en Brujas. tí unos deseos atroces de llorar al acordarme i Brujas, ciudad incomparable! ¿Por qutde aquel sinnúmero de paisanos fusilados una le llamaron Brujas, la muerta? No está espléndida mañana de agosto, y adivinaba muerta del todo. En el centro de la ciudad que mis hermanos se estremecían como yo. hay una animación que muchas de nuestras