Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IJ A J li J K R LA CASA GORBITO DE TISSU DE PLATA Y FALI. A NEGRA. MODELO ROSE PETIT. (FOTO MANUEL FRERES) Los collares de perlas japonesas que lucen todas las gargantas femeninas, sm distinción de clases ni edades, han huido de los cuellos juveniles elegantes, que sólo quieren adornarse con un hilo de perlas finas y diminutas, o con sencillo collar de cristal blanco tallado. De día también aceptan el collar corto de bolas de cristal, de un solo hilo por supuesto. Los pendientes largos, muy vistosos, no se los ponen las muchachas distinguidas si no es como complemento del traje de baile o de noche en general. En la calle resultan de pésimo gusto; si son de piedras preciosas, por la falta de armonía que existe entre una joya valiosa y la primera juventud; si son falsas, porque el buen gusto tolera la bisutería fina fastuosa tínicamente vista bajo la luz que desciende de las graneles arañas. Entre los ricillos que medio ocultan las orejas, una perla sola y pequeña ha sido, y diversos aspectos, pero como nota dominante o característica de muchos t r a j e s primaverales. En los dos creados para asistir a fiestas n o c t u r n a s que ilustran estas p á g i n a s vemos el cuellecito redondo, que reduce el escote, de apariencia muy infantil, y la esclavina, larga y triple, de tul, abierta bajo el lazo que desciende desde el hombro izquierdo para d e s c u b r i r un brazo. El de oro y tul negro, a pesar de ser el primero tejido lujoso y el segundo ensombrecer la brillantez de su compañero, se ha hecho varias veces para mudiachitas recién presentadas en s o ciedad. El de taffefas y tul rosa, quizá por la amplitud de la esclavina, resulta pesado para una chiquilla, y por eso, sin duda, se ha modificado, por encargo de una elegante señorita i n g l e s a que quiso substituir la triple esclavina y el lazo de largas caídas por una pañoleta de tul con cuatro v o l a n t i t o s plegados, que enmarcan el escote y cubren la parte superior del brazo. Se llevan flores gigantescas, muy flexibles, que parecen ajadas por efecto del calor, como sucede a las frescas, o flores chiquitas (gardenias o camelias) con igual tersura que las recién separadas de la planta donde brotaron. VESTIDO DE CRESPÓN ARRASADO AZL L. MODELO CYLER (FOTO HENRI MANnEL)