Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA MUJER Y LA CASA tado las chiquillas de hoy, conviviendo en la escuela, y más tarde en las Universidades, con los muchachos. En el campo de deportes, el espíritu se eleva y está pronto a gozar con la conversación, deleite desconocido para muchos. La m u c h a c h a que o r d i n a r i a m e n t e se sienta, como desarticulada muñeca, en muelle butaca, que no se tiene n u n c a derecha, porque la moda así lo exige, al llegar al campo de golf o de tennis se yergue, recobra su e n é r g i c o y juvenil ademán, desaparece su aspecto enfermizo y cansado, que la permanencia f r e c u e n t e en la obscuridad del cine imprime en su rostro, y un nuevo encanto revela a la deportista como seductora mujer que sonríe a un porvenir aspirando a plenos pulmones aire puro, no tragando humo perfumado ni soñando con envenenados a r g u m e n t o s d e nov; eIuch: o proyectado en la pantalla. Además, el traje deportivo es muy gracioso, y se presta, cual ninguno, a la personal f a n t a s í a para acentuar belleza y elegancia. L o s m o d e l o s que ilustran estas páginas son muy bonitos. El primero, de lana a m a r i l l o claro, c o n falda p e s p u n t e a d a chaqueta cuadrada y jersey de estambre rayado en plata, forman el conjunto más encantador que se pueda imaginar. El seg undo, de tono beige, tiene la falda con dobles pliegues en el delantero y en la espalda, recta en ambos costados; el jersey, de lana Angora, se ciñe por medio de ancha cenefa, que di- ABRIGO DE PAÑO AMARILLO ORO, CON CORBATA AMARILLA T LTOJARES NEGROS