Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L I T E R A T U R A luc 1- i ia- i por el juego; la guerra... Como a cada m- omento le costaba más trabajo hablar, hizo una pausa para p e d i r un p o c o de whisky. Había una botella de él en un estante próximo. ii3 gHitefeL- af m li Éiir wK J) W aa il ¡fcil Marta se lo sirvió y él siguió. su relato: sus comienzos, en sociedad con RisEN LAS INMEDIACIONES i I -I tori; sus fantásticas SILUETAS SOSPECHOSAS. alternativas en el poker; la combinación con Wong, y luego la escurridiza pendiente. la decadencia to- cer ya estaba aquí. Con una m i r a d a tal, el opio... pude convencerme Ella le oía horrorizada, y al notar la ex- de que no se había presión de su cara, Pradier hizo un gesto interrumpido la vide desesperación... gilancia de la Po- No me condene usted de un modo irre- licía poj todos lavocable. Es cierto que he cometiólo faltas, dos, en las inmepero también he luchado. ¡Soñé tanto con di a clones de esta mi ideal de redimirme... casa se veían silueRefirió las circunstancias que precedie- tas sospechosas. Entré. Pregunté dónde estaron a la llegada de Marta a Changhai, las ban Ristori y Wong. Los criados y oscooganancias que tanto le hicieron confiar, y lís me contestaron imbecilidades. Vine a mi luego la presencia de ella... la lenta trans- despacho, y sobre la mesa, bien a la vista, formación de sus sentimientos hacia ella... me esperaba esta carta... Léala usted. Ya su amor. Por último, habló de la repentina le- he dicho lo bastante para que no suponga catástrofe; del radiograma de Hong- Kong; usted que va a cometer una indiscreción. del telefonazo de Ristori; de su última esLe indicó un papel arrugado y que haperanza en una argucia de Wong. Y llegó bía sido arrojado furiosamente ajl otro exa las terribles horas de. la noche. tremo de la habitación. Ella lo desdobló y- -Cuando me separé de usted estuve va- empezó a leer: gando mucho tiempo en la obscuridad. Me A las dos de la madrugada. detuve unos instantes en una choza abanQuer do Pradier: Ya no es posible hacer donada a orillas del río Zo- Szé. Al amane- nada. Wong y Ny se han pasado la noche