Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L A M U J E R Y LA CAS A ...GESTO CAPAZ DE ACOMPAÑAR COMO EL DE LA MADRE DE WHISTLER tiempo y en espacio, son gemelas de estas otras que Romney cruzó en el regazo de Mrs. Sarah Trimmer y que, no obstante el aristocratismo del modelo, hablan de comidas equitativamente distribuidas después del Benedicité. Pero ¿es que toda la significación de una figura está en sus manos? Casi toda, desde luego. Esta muchacha de Flandrin esfuma en la penumbra su boca y su mirada; mira y habla con sus manos. Y son sus manos ías que cuentan toda la dulzura de las postrimerías del romanticismo, toda la dulzura del tiempo en que la mujer aún creía que su encan- to y su misión estribaban en ser la parte de dulzura en la vida del hombre. Por esto, sin duda, son manos sin edad; caricia de prometida o caricia de madre; panal de miel siempre, y siempre gesto que aquieta y conforta. ¿Habrá, acaso, en ningún tiempo del arte gesto capaz de acompañar como el de la Madre, de Whistler? Tiene la juventud de todas las promesas y la madurez de todas las realizaciones. Es, por antonomasia, gracia, y la gracia que no tiene edad. Margarita J el en. é