Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GRAN CALENDARIO Y LUNARIO MUNDO Jueves. Vi d B r e ve G RATA epístols, procedente del Capítulo Noble de Cataluña, de la Orden Militar del Santo Sepulcro, en diálogo con lo aquí traído, acerca de la restauración en París de la antigua Capilla Colegiata de esta Orden Militar y del crucero a Malta, realizado por los caballeros de una Orden hermana, la de San Juan... La tradición, por estas venerandas instituciones representada, conjúgase simpáticamente de este modo con la modernidad de los fastos y nefastos de una Vida Breve. Y resulta, en fin de cuentas, que nada hay con mejor sentido moderno que ciertas tradiciones ni cosa más tradicional que ciertas modernidades. Sí, Caballeros, conviene, es necesario una universalización de los intereses que aquellas Ordenes representan Sí, es nota infinitamente actual y ha de serlo más cada día, la de comprender el sentido de las Ordenes de Caballería y la importancia que, remozadamente, la actuación de las mismas puede tener, entre la agitación de las modernas democracias. IPero, sobre estos temas, el pasajero de la Vida Breve ha de volver con más espacio, en hojas menos volantes y frivolas, mejor asistidas por un nombre propio y una responsabilidad. El problema es suficientemente grave, para tratado con mayor desenvolvimiento ideológico. Aquí las cosas se apuntan, y sobre ellas se pasa, como la vida pasa, en lugar de permanecer, como el espíritu permanece. Que por ello le llamamos espíritu, porque permanece, inmortal, cuanayer, pero que será igualmente el de un do la vida pasa. próximo mañana- -estén seguros de mi amisMientras tanto, que los que allá abajo se tad y mi fervor. preservan de la vulgaridad corriente, al abrigo de un ideal- -que fué el de un remota Sábado. Hemos continuado esta mañana la lectura de la carta de Cochin, acerca de la manera de cazar de franceses e ingleses. En una cacería, un francés prefiere ver cómo el ataque ha sido conducido, el animal separado. Hubiera podido decir un francés, llegado el caso, si los perros cazaban bien juntos; no demasiado deprisa y con cordura; si se dejaba hacer a los perros franceses, que tienen necesidad de todo el tiempo para deshacer una vuelta; si se les detenía lo bastante frecuentemente para refrescar la jauría, sin demasiados gritos ni golpes de látigo. No dejaría, sobre todo, de decir qué clase de ciervos se caza, y cómo hombres y perros se libran de las mil tretas y jugarretas que un- buen ciervo les puede hacer En cuanto a saber si hay o no leaping- -cosa que en este país no he visto hacer nunca- si las barreras son altas, si los f 4 ñ