Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESPECTÁCULOS MADRE E HIJA EN MAMA, DÉJAME AMAR fábula sencilla y lógica, tanto que el espectador entrevé d e s d e 1 as primeras escenas el humano desenlace de amor y de paz, triunfantes contra e! despotismo de una muj e r satánicamente po eída de su o r g u l l o y de su soberanía de casta sobre legiones de panúrgicos esclavos. Este p r e v i s t o final no resta interés a l g u n o al desarrollo emoti- vo de Siervos. p o r q u e la cinta está m a g i s t r a l m e n t e planeada en un ambiente, con unas caracterizaciones, vestida con ropas de absoluta propiedad. El espectador a s i s t e em. ocionado, en efecto, a estas escenas, e s t u p e n d a- EL TERCETO FUNDAMENTAL DE MAMA, DÉJAME AMAR mente fotografiadas, por c i e r t o en las que- -repitámoslo- más por 1 Q que se adivina que por lo q u e s e ve, s e exalta y magnifica la bondad neta, rudimentaria e ingenua, un poco b o b a l i c o n a del campesino ruso, estilizada, v a l g a la palabra, por el h á b i t o ancestral de sufrir, con macerada y doliente r e s i g n a c i ó n la milenaria esclavitud Hablamos de la época de Siervos, 1850. ¿E s lo m i s m o h o y? i Quién lo sabe! Magnífica cinta es é s t a T o d o s SUS p e r s o n a j e s a p a r e c e n interpretados con 80 b r i edad que pod r í a s e r v i r de ejemplo y de patrón en una escuela de actores.